Martes 19 de marzo del 2019

¿Qué hemos aprendido en el camino? Compartiendo experiencias de formación docente

Gran acogida por parte de la comunidad universitaria en las mesas de experiencias y talleres.

Como parte del II Encuentro Internacional de Centros de Formación Docente organizado por el IDU que reseñamos en esta nota, se ofrecieron 3 mesas de experiencia y 8 talleres para el público interesado. A continuación, un breve recuento.

 

Mesas de experiencia

En este primer bloque, se ofrecieron en paralelo las mesas “Servicios a docentes en PUCP”, “Necesidades de formación docente” y “Concursos de Innovación Docente”, de las cuales, pudimos asistir a las dos últimas.

Sobre la segunda, destacamos la participación de la Mg. Elva María Ríos (UNALM), quien comenzó reconociendo cómo el cambio de currículo ha sido un choque de mundos, el cual enfrenta la autoestima académica y los sentidos comunes de los profesores catedráticos. Comentó que ha sido un cambio tan drástico que la inspiró a involucrarse en formación docente. “¡Yo que soy bioquímica!” Describe así las alianzas institucionales (CONCYTEC, INDECOPI, VLIR etc.) y los servicios en formación que ofrecen (por ejemplo, MOODLE, una plataforma educativa) en la Unidad de Innovación Educativa de la cual es parte. En su experiencia, la formación docente en la UNALM ha puesto mayor esfuerzo en un acompañamiento constante y personalizado para los profesores y sus tiempos, y en la organización de eventos especializados, etc.  El otro participante de la mesa fue el Dr. Héctor Martínez, director del Centro de Desarrollo Académico de la UCSM, quien describió la experiencia de acercar al docente, quien no necesariamente es profesor, sino especialista, a un rol de gestor académico, que pueda promover el desarrollo de la universidad, diseñar e implementar proyectos, entender la operacionalización del modelo educativo, etc.

La tercera mesa de experiencia que asistimos, “Concursos de innovación docente”, contó con la participación de representantes de tres universidades Dr. David Contreras (PUCV), Mg. Patricia Ugaz (PUCP) y el Esp. Christian Jibaja Bernuy (UP). Destacamos la participación del Dr. David Contreras, quien comenzó su experiencia contextualizando que, frente al reto que presupone la expansión y masificación reciente del sistema de educación superior en Latinoamérica, es necesario (i) actualizar las universidades a las nuevas dinámicas y requerimientos, y (ii) innovar la enseñanza –de ahí que concursos de este tipo sean necesarios para el escenario actual. Explicó, además, que la innovación está instalada en la “médula” de la docencia en su universidad, debido a que entre los objetivos del Plan Estratégico 2017-2022 trazados, se contempló la necesidad de incluir la innovación como una competencia general a todos los docentes, sean principal, instructor, auxiliar, etc.; en otras palabras, la innovación ya no es voluntad de una sola persona, sino goza de soporte institucional. Finalmente, comentó que los concursos de innovación docente que organiza en la Unidad de Mejoramiento de la Docencia Universitaria PUCV se dividen en tres niveles: mejoramiento, innovación e investigación. Tener en cuenta las diferencias de cada nivel, ayuda a mejorar no solo la docencia, sino el cómo estamos enfocando la mejora.

 

Talleres

Los 8 talleres estuvieron organizados en dos bloques. El primer bloque contó con los talleres “Planes efectivos de comunicación y publicidad para centros de enseñanza”, “El debate como estrategia de enseñanza-aprendizaje”, “Internacionalización del currículum” y “Estrategias para promover comunidades de aprendizaje docente”. De estos cuatro primeros, destacamos el segundo, “El debate como estrategia de enseñanza – aprendizaje”, oficiado por la Dra. Paula Córdoba, quien enfatizó que el estudiante actual es un nativo digital, verso en hipertexto, multitasking y en utilizar a la tecnología como mediadora. Así, a pesar de que la textualidad sea la forma académica por excelencia, la oralidad se encuentra en realidad más cercana a la dinámica del alumnado y de la clase. Esta valiosa herramienta, entonces, se trata de crear diálogo verdadero, encontrar la voz de los estudiantes y tener la capacidad de llegar a consensos, además es una forma efectiva de aportar al juicio crítico frente a la enorme masa de información que define nuestras épocas.

El segundo bloque contó con los talleres de “Técnicas de video”, “Diseño de talleres para la formación docente”, “Estrategias de acompañamiento docente” y “Estrategias de acompañamiento docente en procesos de virtualización”. El segundo taller sobre diseño de talleres, además de metaconceptual, fue un vislumbro poco común de la dinámica docente. Mg. Licet Reaño recontó los pasos teóricos para diseñar y enseñar un taller adecuadamente, pero también se centró enfáticamente en la dimensión humana de lo que implica enseñarles a docentes; en cómo manejar expectativas, egos y mantener la legitimidad que confiere la transmisión por pares (profesores enseñando y compartiendo con profesores).

En general, los talleres en ambos bloques funcionaron como ambientes de discusión y crítica, donde los docentes pudieron compartir experiencias, como también descargar frustraciones, alegrías y experiencias vividas lidiando con la virtualización de un curso o las técnicas de video, por ejemplo. Actualmente, no se discute lo suficiente sobre lo que implica ser docente desde el ámbito emocional, por lo que juntar a profesionales de estas maneras crea espacios seguros, justos y necesarios en su proceso de transformación. Como palabras finales, felicitaciones al Instituto de Docencia Universitaria PUCP por la gran acogida al encuentro realizado. La tendencia mostrada por el público fue clara: las universidades quieren mayor apoyo para iniciar o fortalecer sus centros de formación e innovación docente, por lo que iniciativas como esta son sumamente necesarias.

 

Fuentes:

 


Aviso: Los contenidos de este boletín sintetizan la información y los debates tomados de los medios de comunicación y las investigaciones que se citan al pie. Su contenido no refleja necesariamente la opinión del Vicerrectorado Académico de la PUCP.


 

Deja un comentario