Jueves 16 de junio del 2016

Impacto en ingresos de la educación for-profit

Estudiantes de instituciones for-profit disminuyen ingresos cinco o seis años después de concluir estudios.

Los institutos for-profit han cambiado la educación superior en Estados Unidos. Desde el 2000, su matrícula se ha triplicado debido al aumento de la demanda de credenciales postsecundarias, la oferta de ayudas federales y el bajo costo de la educación en línea. Actualmente, son alrededor de 2 millones de estudiantes.

Este rápido crecimiento ha generado una atención creciente por parte de políticos, medios de comunicación y de la comunidad académica. Hubo denuncias de reclutamiento inescrupuloso, fraude en programas de financiamiento, bajas tasas de graduación y altas tasas de endeudamiento. El gobierno de Obama respondió con nuevas regulaciones, como el “Gainful Employment” (GE), orientado a asegurar que la formación prepara a los alumnos para un empleo remunerado en una ocupación reconocida, vinculando la elegibilidad para financiamiento federal a la relación entre deuda por estudios e ingreso de los egresados; a eso se sumó el “College score card” (ver nota1, nota2), que como “Ponte en carrera” muestra el costo y los ingresos promedio de cada carrera en cualquier institución.

Un reciente estudio, publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica, identifica un impacto negativo en los ingresos de los estudiantes de certificados técnicos o bachilleratos en una institución for-profit. Esto se debería principalmente al importante número de estudiantes que se retiran sin haber obtenido el certificado o título que estaban buscando (solo el 30% completaría) y terminan endeudados y sin título.

El estudio recoge información administrativa de 1.4 millones de ingresantes a este tipo de programas entre el 2006 y 2008, que proviene del Departamento de Educación, y del Servicio de Impuesto Internos y de Impuestos Federales de Estados Unidos. La investigación fue realizada por la Escuela de Políticas Públicas y Administración Pública de la Universidad de Washington y la Oficina de Análisis Fiscal del Departamento de Tesoro.

El periodo de estudio coincide con la crisis económica iniciada en el 2008, que afectó los ingresos y oportunidades laborales. Sin embargo, los autores concluyen que el alumno promedio de instituciones for-profit experimenta menores ingresos que sus pares del sector público, brecha que se mantiene incluso cuando se controla por características demográficas y programas de estudio. Y si bien la deserción es un problema que también atañe a los institutos públicos, el costo de fallar es mucho mayor si estudiaste en un for-profit.

Estos resultados se mantienen para los certificados técnicos y los bachilleratos en todos los campos de estudio (excepto cosmetología). Sin embargo, para algunos estos estudios valen la pena; 60% de los estudiantes que obtuvo certificados técnicos y 30% de los que culminaron el bachillerato obtiene saldos de ingreso positivos, así como los que culminan una maestría y los alumnos de algunas instituciones. Estudios futuros deberían aclarar los factores endógenos de la culminación de los estudios y los diferenciales de calidad.

Identificar los efectos negativos es importante, dada la deuda en que incurren los estudiantes para asistir a este tipo de instituciones. La revisión de ingresos –y pagos promedio de deuda– anuales revela que la gran mayoría de estudiantes de instituciones for-profit experimenta simultaneamente mayor deuda e ingresos menores anuales respecto de los años previos a sus estudios. Sin embargo, los egresados de instituciones for-profit, tienen opiniones mixtas respecto de su experiencia (ver nota previa).

Por otra parte, Steve Gunderson, presidente de la Asociación de Institutos del Sector Privado, emitió un comunicado en el que cuestiona el estudio y señala que la metodología utilizada tiene un error de diseño, pues solo se enfoca en las ganancias a corto plazo y no el beneficio que genera a largo plazo.

 

Fuentes:

 

Documento:

 


Aviso: Los contenidos de este boletín sintetizan la información y los debates tomados de los medios de comunicación y las investigaciones que se citan al pie. Su contenido no refleja necesariamente la opinión del Vicerrectorado Académico de la PUCP.


 

Deja un comentario