Viernes 01 de julio del 2016

Empleadores ofrecen beneficios educativos a trabajadores

Luces y sombras de los incentivos educativos que ofrecen las empresas en EE.UU. debido a la creciente competencia por trabajadores calificados.

Una nueva tendencia toma fuerza en Estados Unidos (EE.UU.): los empleadores ofrecen beneficios educativos a sus trabajadores. Los motivos son varios: la competencia por trabajadores calificados en un mercado con bajo desempleo, el apoyo al financiamiento de la educación superior del gobierno federal, y las tendencias a la reducción de la matrícula en instituciones privadas.

Según The Hechinger Report, estos beneficios educativos se ofrecen por todo el país, en todo tipo de instituciones, públicas y privadas, incluyendo a trabajadores contratados a tiempo parcial para atención de clientes en tiendas al por menor y restaurantes de comida rápida. El objetivo es ayudarlos a obtener diplomas de secundaria y títulos universitarios de pregrado, que podrían hacerlos elegibles para mejores puestos. La evidencia (ver estudio Cigna) sugiere que el mecanismo cubre con exceso su costo al reducir el gasto de gestión de recursos humanos. Simultáneamente, contribuye al objetivo nacional de aumentar el número de universitarios graduados, meta en la que el Gobierno se ha retrasado, y es un incentivo de reclutamiento en todo tipo de empresas, en un momento en que aparecen por todas partes carteles de “estamos contratando”.

El viento favorable tiene grupos que lo alientan, entre ellos UpSkill America y Business Champions for Credential Completion. Este último indica que mientras en 2012 se requerirán 123 millones de trabajadores con credenciales, actualmente solo existen 50 millones.

The Hechinger Report señala, sin embargo, que es necesario revisar los detalles. Por ejemplo, a diferencia de los programas de beneficios educativos (de reembolso de matrícula) convencionales que muchas empresas eliminaron durante la recesión, estos nuevos programas están limitando cada vez más a los estudiantes a tomar cursos de proveedores específicos, que a menudo son instituciones con fines de lucro, y universidades en línea y colleges con bajas tasas de graduación. Sucede que, para revertir la dramática caída de postulantes, estas instituciones, y algunas sin fines de lucro, ofrecen fuertes descuentos en los programas empresariales dirigidos a sus trabajadores. Para reducir todavía más el costo a los empleadores, algunas empresas solicitan a sus empleados que gestionen ayuda financiera federal antes de iniciar el programa de beneficios. Este combo suscita temores.

Sin embargo, según un reciente estudio sobre Cigna, empresa transnacional de seguros y servicios de salud, estos programas benefician tanto a la empresa como a los trabajadores. Cigna logró ahorrar US$ 1.29 en costos de rotación y reclutamiento por cada US$ 1 aplicado en el reembolso de matrícula. Los trabajadores que participaron, por otro lado, lograron 10% adicional en las probabilidades de ser promovidos, y un 43 % promedio adicional permaneció más de tres años en el empleo, a diferencia de sus colegas que no tomaron el programa.

Este nuevo auge tiene formas nuevas y una de las razones del retorno es la insatisfacción de los empleadores respecto de los graduados universitarios. En una encuesta de Gallup, solo 11 % de los líderes empresariales, a diferencia del 96% de los directivos académicos de las instituciones de educación superior, estaba completamente de acuerdo en que los graduados están listos para trabajar.

Fuentes:

Deja un comentario