Miércoles 31 de octubre del 2018

UPIG: la segunda universidad sin licencia para funcionar

Sunedu denegó la licencia a la UPIG por no cumplir ninguna de las Condiciones Básicas de Calidad.

La Universidad Peruana de Integración Global (UPIG), luego de más de 2 años y medio, no ha cumplido con las Condiciones Básicas de Calidad y la Sunedu le ha negado la licencia. UPIG es una universidad societaria con 12 años de funcionamiento, la cual ofrecía 5 programas de pregrado (Ingeniería de Sistemas e Informática, Ingeniería Civil, Marketing y Negocios Internacionales, Derecho y Ciencia Política, y Enfermería) y que cuenta con 1257 estudiantes y 101 docentes. Para conocer un poco más de esta institución, cabe precisar que nace a raíz de un proyecto educativo familiar en Ayacucho impulsado por Sara Luz Canales quien fuera candidata en la lista de PPK por Lima y que también impulsó previamente otros proyectos de educación como son CETPRO San Ignacio de Monterrico en Villa María del Triunfo (346 alumnos) y el IST San Ignacio de Monterrico de San Juan de Lurigancho (890 alumnos).

Sunedu explicó que la UPIG “no fue capaz de demostrar cumplimiento en ninguna de las condiciones básica de calidad”. Adicionalmente, informó que, durante el proceso de evaluación, esta institución tuvo que cerrar seis carreras sin autorización previa (cuatro en agosto del 2017 y dos en marzo del 2018) y tuvo la posibilidad de presentar hasta dos Planes de Adecuación. En el detalle de la Resolución publicada, se puede advertir que la universidad no contaba con mecanismos de inserción laboral para sus  alumnos, sus locales no cumplían con las condiciones de seguridad e incluso uno de estos no estaba inscrito en Sunarp – otro que no fue declarado no tenía autorización para funcionar-, tampoco contaba con laboratorios adecuados, no respetaba sus propios procedimientos para la selección docente y algunos profesores incluso no cumplían con los requisitos mínimos establecidos por la Ley Universitaria, entre otros hallazgos que fundamentan la denegación de la licencia.

Como ya lo habíamos anunciado en una nota previa, los cierres de universidades seguirán hasta finales de año; sin embargo, según señaló Martín Benavides, la mayoría serían de universidades privadas y de Lima. Mientras tanto, las interrogantes han surgido en relación a qué sucederá con las públicas que no logren cumplir con lo exigido por la Ley.  En el caso de La Cantuta, que como lo señalamos previamente, venía presentando problemas, sus alumnos han tomado las instalaciones de la universidad protestando por supuestas irregularidades en la administración; todo esto en momentos que debía presentarse la documentación de cumplimiento del Plan de Adecuación cuyo plazo venció el 29 de octubre. A una situación similar, podría llegar la Universidad Villareal o la UN Faustino Sánchez Carrión, en las cuales la dificultad de gobernanza está afectando el proceso de licenciamiento y cumplimiento de la Ley Universitaria. Al respecto, en últimas declaraciones, Benavides ha señalado que  también se están evaluando otros aspectos: “Tenemos muchas denuncias vinculadas a la Villarreal y la Cantuta sobre temas de gobierno de la universidad que estamos investigando”. Sin embargo, muy poco o nada se sabe sobre otras universidades nacionales importantes como la Universidad del Centro, Universidad Nacional de la Amazonía o la Universidad San Luis Gonzaga de Ica, las tres con evidentes problemas para el logro del licenciamiento (ver nota previa).

Martín Benavides habló, también, de las universidades privadas que tienen problemas diferentes a las nacionales siendo estos más relacionados al manejo de sus filiales y programas. En este sentido, señaló que la Universidad Alas Peruanas, aunque su Plan de Adecuación no ha sido aprobado, se ha comprometido a cerrar 30 filiales que no cumplen con las CBC. De manera similar, la Universidad César Vallejo, que también tuvo que cerrar 45 programas, ya pasó la visita presencial y se encuentra en espera de culminar la revisión integral de su expediente para determinar su licenciamiento.

Haciendo un primer balance, y luego de estas dos primeras denegaciones de licencia, se podría hacer una revisión de las universidades pendientes de culminar el proceso de licenciamiento. Así, existen 55 universidades licenciadas, 2 universidades con licencia denegada, 5 con expediente en revisión documentaria, 41 con informe de observaciones, 7 en verificación presencial y 36 con plan de adecuación requerido o aprobado. Si tomamos en cuenta que Orval y UPIG recibieron por dos veces consecutivas el requerimiento del Plan de Adecuación, quedarían en similar situación la Universidad Arzobispo Loayza y la Universidad de Lambayeque.

No están claras las razones de parte de Sunedu de por qué todas las primeras denegaciones de licencia se darán en Lima; sin embargo, el superintendente Benavides ha señalado que “la educación superior universitaria es heterogénea y que Lima concentra un 39% de dicha oferta, no se evidencia una brecha en el cumplimiento de las CBC entre la oferta de la capital y la del interior del país. Como ejemplo, podemos decir que, dentro del grupo de universidades licenciadas, el 50% son del interior del país”.

 

Fuentes:

 

Antecedentes:

 

Documentos:

 


Aviso: Los contenidos de este boletín sintetizan la información y los debates tomados de los medios de comunicación y las investigaciones que se citan al pie. Su contenido no refleja necesariamente la opinión del Vicerrectorado Académico de la PUCP.


Deja un comentario