Jueves 24 de mayo del 2018

Una raya más al tigre de la Ley Universitaria

¿Primero el resto y después lo nuestro?

Una de las tantas aristas de la Ley Universitaria se refiere a la renovación y el reforzamiento de la carrera docente (Capítulo VIII). Jorge Mori, asesor del congresista Mora en esa época, identifica tres mecanismos: 1) promover la movilidad docente según trayectoria y prestigio; 2) mejorar las condiciones para el docente investigador; y 3) evaluación meritocrática en carrera docente. Sostiene también que la nueva Ley busca enfrentar la endogamia académica. Este término (academic inbreeding en inglés; ver University World News) describe el contrato de los propios exalumnos como profesores, hoy con posgrado en la institución.

¿Cuál es el problema de la endogamia académica? UWN indica que puede ocasionar una reducción en el número de publicaciones relacionadas a temas académicos internacionales y una mayor fijación por temas puntuales de interés particular de la institución (ver archivos adjuntos para el caso de Japón y un estudio sobre productividad científica). Mori, por su parte, indica que se fomenta la formación de grupos intrauniversitarios en el cuerpo docente, que no solo obstaculizan el ingreso de elementos externos, sino que tienden a ser condescendientes en la evaluación de desempeño de sus miembros, así como de la calidad de sus publicaciones.

 

Pandemia global de endogamia

Este no es un problema local ni nuevo. Bordieu, en Homo Academicus de 1984, identifica la endogamia como uno de los juegos de poder propios de la universidad, en el mismo nivel que el conflicto de las facultades y la puja por horarios y recursos. El Mundo, por otro lado, denuncia recientemente la endogamia académica en España, que alcanzaba al 95% entre 1997 y 2001 y llegaba en 2014 al 74%,  y explora cuáles son algunas de sus consecuencias: se generan relaciones de padrinazgo y cadenas de favores que repercuten tanto en la movilidad docente como en la capacidad de ampliar el horizonte de las investigaciones. La solución, ayudar a los posgraduados a conseguir empleo en otras universidades y reclutar talento internacional. La ganancia es que las carreras que han enfrentado la endogamia se colocan dentro de los rankings en una posición mejor a la posición institucional de la universidad.

Agenda Pública abundaba ya en 2016 sobre el tema, señalando algunas causas: la aversión al riesgo de contratar a alguien cuya trayectoria no se conoce; la posible discordancia entre líneas de investigación que se podría presentar; e, incluso, la política de utilizar la contratación de un aspirante de la casa como premio por lealtad a los líderes del departamento. Asimismo, aclara que la endogamia académica no es ajena a las mejores universidades del mundo. Parte de las deficiencias en el proceso de selección tienen que ver con falta de visibilidad de las convocatorias, puestos cuyos requisitos se ajustan al candidato que se busca favorecer (padrinazgo), así como algunas deficiencias respecto de las condiciones laborales (salario, horas de trabajo, etc.).

Mori explora la diferencia en la endogamia de universidades privadas y públicas (PUCP y UNMSM) en el Perú y pregunta qué importancia podría tener respecto de las diferencias de calidad. Sus hallazgos muestran una diferencia hasta 4 veces mayor respecto a la cantidad de docentes que afirman haber realizado sus estudios de postgrado en la universidad pública, mientras en la universidad privada casi dos terceras partes cursaron el posgrado en el extranjero. Mejorar la universidad pública requeriría entonces reformas para atraer posgraduados jóvenes con estudios en el extranjero: no solo para hacer frente al notorio problema de endogamia, sino para renovar el personal académico (ver el programa Magnet de Concytec). Adicionalmente, se debe hacer más atractiva la carrera docente dentro del sistema universitario, estableciendo normas de elección claras que vayan de la mano con procesos transparentes y salarios atractivos.

 

Saliendo de la zona de confort

Hace años, los genetistas observaron cómo en los bancos de germoplasma creados para conservar la variedad genética esta se reducía porque se reproducía en condiciones especiales. Algo parecido pasa con la endogamia académica, principalmente en países con un desarrollo académico débil, por querer conservar a nuestros mejores estudiantes evitamos que salgan del recinto y regresen con nuevos conocimientos e ideas que aumenten la diversidad y nuestras capacidades de entender y cambiar el mundo.

 

Fuentes:

 

Antecedentes:

 

Documentos:

Deja un comentario

1 comentarios

William Lozano Muñoz| 25 mayo, 2018,a las 1:54 am

El dilema: ¿Cómo hacer atractiva la enseñanza superior universitaria en las universidades públicas para los mejores cuadros profesionales del país?. Aquí radica el problema de la endogamia. A las universidades públicas no le queda otra alternativa que tomar a sus profesionales con los sueldos irrisorios que ofrece el Estado. La solución es la formación de redes universitarias nacionales e internacionales para propender la movilidad docente entre nuestras instituciones universitarias públicas y privadas, con el objeto de reforzar la formación profesional de los estudiantes. La Ley universitaria contempla ello, esto implicaría elaborar y montar los mecanismos y soportes que hagan viable esta propuesta. Los presupuestos institucionales deberán prever este proceso, y el estado apoyar.
En el Perú tenemos la experiencia de la Red Peruana de Universidades – RPU, una iniciativa de la PUCP y la UPCH, con una vigencia de 10 años. Lo integran 21 universidades católicas y públicas que viven la experiencia de la movilidad docente y estudiantil. Sin embargo, todavía estamos en pañales, falta entre nuestras autoridades de la Red empoderarse de la filosofía, pensamiento y acción para cumplir los objetivos de la RPU.