Lunes 05 de marzo del 2018

Sunedu: Ctrl-C; Ctrl-V; Del

Acusaciones de plagio y pedidos de renuncia en contra de la reciente designada superintendente.

Durante los tres años de funcionamiento de la Sunedu, se detectaron una serie de irregularidades e informalidades a lo largo del sistema universitario peruano: al menos el 75% de las universidades no cumplían con las Condiciones Básicas de Calidad establecidas por Sunedu; de la misma manera, se detectó carreras de pregrado y posgrado así como centros universitarios no autorizados, es decir servicios educativos ofrecidos de modo ilegal e informal (léase el siguiente enlace para un breve resumen de tres años de gestión). Este proceso ha sido parado por una gestión ministerial que sigue suscitando dudas y cuestionamientos.

El 13 de febrero del presente año, en una resolución suprema firmada por el presidente y por el ministro de Educación, Idel Vexler, se designó a Flor Luna Victoria Mori como nueva superintendente de Sunedu en reemplazo de Lorena Masías. La designación suscitó de inmediato muchas críticas, tales como falta de publicaciones relevantes, no hablar y escribir inglés en un nivel avanzado, ser producto de un “favor político” por haber apoyado económicamente en la campaña de Peruanos Por el Kambio o por sus comentarios afines a los opositores de la gestión pasada y de la reforma universitaria en sí. Sin embargo, el ministro de Educación defendió dicha designación argumentando que Flor Luna cumplía con todos los requisitos: 32 años en el área de enfermería, había ejercido la docencia y administración universitaria en la Universidad Nacional de Trujillo, en donde fungiera como vicerrectora administrativa y rectora; además de contar con estudios de doctorado en la Universidad Federal Río de Janeiro. Sin embargo, dicha designación y defensa se vino abajo en menos de dos semanas debido a serias denuncias de plagio y otras irregularidades en contra de la nueva superintendente.

En torno a las acusaciones por plagio, la denuncia comenzó con el artículo “Cultura y cuidado en la gestación: Una aproximación a la atención intercultural prenatal”, publicado en co-autoría con Aracely Cruz-León, asesorada doctoral de Flor Luna. Pero además de otros cinco casos de plagio (para mayor información, ver 2 más y 3 más), las imputaciones de deshonestidad intelectual no acabarían allí. Sunedu, a través de un comunicado público, en un uso discutible de la personería institucional, tal como señalan los miembros del Comité Directivo pidiendo su salida, defendió a la superintendente bajo el argumento de que ella no era la autora, sino Aracely Cruz-León, y que su nombre solo aparecía debido al trabajo de asesoramiento- pero el mismo modus operandi se encontró en la siguiente tesis y revista, y otros artículos. En el mundo intelectual, la práctica de incluir un nombre sin haber colaborado en la investigación es considerada fraude y/o corrupción académica, comportamiento reproblable que la superintendente habría cometido en varias oportunidades. Por otro lado, dichas investigaciones figuran como de la superintendente en su ficha del registro de investigadores Dina-Concytec. El diario El Comercio, registra todavía otro argumento exculpatorio: “No puse las comillas, pero eso no es plagio” y luego hace una investigación periodística en México y Lima que desvirtúa las escusas esgrimidas (ver artículo). En breve, o no fue coautora o no puso las comillas, pero, en ambos casos, hay incorrección; aunque hay casos de co-autoría entre asesores de tesis y asesorados, esta práctica requiere demostrar los aportes; y el solo hecho de que en dichas publicaciones figuren plagios, cuestiona el trabajo académico de la superintendente.

El ministro aseguró que la designación de Flor Luna significaría la continuidad de la reforma; sin embargo, al cierre de esta nota, la Ley de Moratoria aún no ha sido aprobada y este grave caso de plagio, ha implicado -en menos de dos semanas- un pedido de destitución por parte del consejo directivo de la Sunedu, la solicitud pública de renuncia por parte del mismo ministro y, finalizando la historia: la decisión última del Gobierno de separarla del cargo y nombrar a Carlos Martín Benavides Abanto, actual vicepresidente del consejo directivo de la Sunedu, mientras se designe un nuevo titular. Como consecuencia, la Sunedu se paralizó y por tanto el proceso de licenciamiento, lo que en el plazo inmediato perjudica tanto el ajustado calendario de licenciamiento como los procesos en marcha; por otro lado, ante el traspié de esta segunda superintendente, el mecanismo de selección del superintendente se ha visto seriamente cuestionado, y hay quien sugiere un concurso público para seleccionar candidatos a la designación. Pero, ¿cuánto tiempo más del calendario comprometerá dicha alternativa? ¿Cuál debe ser el nuevo perfil del superintendente siguiente? ¿Habrá moratoria? ¿Cómo enfrentará la Sunedu la creación de nuevas filiales planteadas en el proyecto de ley que debe resolver la Comisión Permanente? Moraleja: No se cambia de jinete a la mitad de la carrera, salvo que no importe perderla.

 

Fuentes:

 

Antecedentes:

 

Documentos:

Deja un comentario