Jueves 03 de mayo del 2018

Reforma universitaria, ¿sálvese quien pueda?

Licenciamiento: no hay fecha que no se cumpla ni plazo que no se venza.

Conforme se acerca el vencimiento del plazo para conseguir el licenciamiento, crece la angustia y las tensiones entre los directivos de las universidades. Descontando el reciente licenciamiento de la Universidad Científica del Sur, hay 109 universidades (75%) que aún no se ha licenciado (ver nota previa); en este contexto, el debate sobre la implementación de la Ley Universitaria N° 30220 no puede sino crecer. En estos días, se han pronunciado dos asociaciones de universidades, Asup y Anupp.

La Asociación de Universidades del Perú – Asup, integrada por rectores de instituciones públicas y privadas, fue creada para asumir las funciones de representación corporativa de las universidades que cumplía la extinguida ANR, como la designación de representantes de las universidades en los espacios de representación de la sociedad civil (ver p.e. 1 y 2). En estos días, realizó su I Asamblea General de Rectores y  acordaron por unanimidad: “plantear acciones con la finalidad de recuperar la autonomía universitaria, afectada desde la aplicación de la Ley 30220, que atenta contra la independencia y desarrollo de la universidad peruana, y que luego de analizar del accionar de la Sunedu, los rectores concluyeron que su accionar ha generado retroceso, irregularidades y desorden en el sistema universitario” (ver comunicado). Los argumentos recuerdan la defensa de los fueros privativos de la academia frente a las exigencias generales de la ley tal como quedaron zanjadas con la resolución del Tribunal Constitucional; por otro lado, sorprende el carácter sinuoso e impreciso de las denuncias que de ser probadas serían graves; en particular: “El licenciamiento, por lo general, se ha convertido en actos de sometimiento e imposiciones ajenas al acontecer universitario y, en cierta medida, dependientes del criterio subjetivo de quienes revisan los diferentes expedientes y realizan las visitas de verificación. Asimismo, este proceso no habría transcurrido con total transparencia debido a que no se han respetado los tiempos estipulados ni el orden en el despacho documentario. Adicionalmente, existirían evidencias de que se han flexibilizado las exigencias para favorecer a más de una universidad y postergar a otras”.

La Asociación Nacional de Universidades Públicas del Perú – Anupp, fue creada en medio de la pelea por la implementación de la ley, para defenderla desde una posición que reivindica el fortalecimiento de la universidad pública. El comunicado de Asup generó una primera respuesta del Ingeniero Jorge Alva, rector de la UNI y presidente de la Anupp quien señaló que: “no permitirán cambios en la conformación del consejo directivo de la Sunedu integrado hoy por 5, de 7 miembros, …que se eligen en un concurso público (excepto los jefes de Sunedu y de Sineace)”. También, declaró en contra la ex superintendente Lorena Masías quien explicó que “…en la elección de los integrantes de la Sunedu no debe haber conflictos de interés ni la figura del juez y parte, como sucedía antes con la ANR”. Por su lado, el impulsor de la Ley Universitaria, Daniel Mora, señaló que la ASUP pretende tener el control como ocurría con la ex ANR y que siempre ha estado en contra de la Sunedu.

Existe otra organización gremial, la Federación de Instituciones Privadas de Educación Superior – Fipes, la cual forma parte de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas  Confiep y agrupa universidades e institutos privados de educación superior, con y sin fines de lucro, y defiende la función de las instituciones privadas en el sistema de educación superior. Este gremio, en su pronunciamiento de marzo, también propone cambios en la composición de la Sunedu y cambios a la Ley Universitaria. Muchas de sus universidades han mejorado su presencia en los rankings y se han licenciado, lo que les ha permitido realizar una campaña para documentar el compromiso de sus socias con la calidad de la educación (ver ppt).

De estas tres asociaciones, la Anupp y Fipes tienen membrecía restringida, mientras que la Asup busca representar a todas las universidades. Mirando el conjunto de universidades (ver Excel), hay 50 universidades que no pertenecen a ninguna de estas tres asociaciones nacionales, 71 aparecen en la lista de Asup, 12 universidades están en Fipes y 24 en Anupp; y 25 que están en más de una asociación. Hay también otras asociaciones que ni compiten por la representación nacional ni pretenden representación gremial como el Consorcio de Universidades, la Alianza Estratégica de Universidades, la Red Peruana de Universidades – Rpu, o la red de Universidades Amazónicas del Perú Unamaz-Perú, que junto con otras forman parte de redes internacionales.

Parece, pues evidente, que hace falta una sola asociación de rectores del Perú o una organización que pueda ejercer las funciones de representación y de participación en diversas instancias de la vida nacional.

 

Se oficializó ley de moratoria

El Presidente Vizcarra promulgó la Ley 30759, que establece la moratoria de dos años para la creación y autorización de funcionamiento de nuevas universidades públicas y privadas en el Perú. Esta Ley fue aprobada el pasado 05 de abril en el pleno del Congreso.

 

Presentación del gabinete en el Congreso de la República

Llamó la atención que el premier Villanueva en su discurso de pedido de confianza ante el congreso no mencione nada respecto del tema de educación superior que concierne a casi dos millones de jóvenes que estudian en universidades e institutos.

 

Fuentes:

 

Antecedentes:

 

Documentos:

 

Deja un comentario