Jueves 29 de noviembre del 2018

Un ranking más sí importa: empleabilidad

Universidades estadounidenses y británicas a la cabeza de la empleabilidad a nivel mundial.

En esta octava edición consecutiva del ranking mundial THE de empleabilidad de universidades 2018, llevada a cabo por la consultora francesa Emerging por encargo del Times Higher Education,  se muestran algunos hallazgos sobre la evolución de la demanda laboral y el perfil del empleado que se busca. También, se dan a conocer algunas características que la universidad ideal debería tener según la percepción de los empleadores. La encuesta, realizada a más de 7 mil reclutadores y gerentes de empresas de alcance internacional, coloca a las universidades de Reino Unido y Estados Unidos dentro del top 10 en cuanto a su perspectiva de empleabilidad, donde además las universidades de Singapur y Japón muestran una gran evolución respecto de sus resultados anteriores.

Según la percepción de los empleadores, entre las características que forman parte del graduado ideal, se valora más la experiencia profesional que la juventud y la formación especializada de la educación que recibió. También, se aprecia el trabajo en equipo, los conocimientos tecnológicos, el desarrollo de habilidades comunicativas y que, al menos, conozca el inglés como segunda lengua. La universidad ideal, comentan los empleadores, es aquella que tiene prestigio y reconocimiento a nivel mundial, cuya calidad de docentes sea superior al de otras casas de estudio y que, además, tenga altos estándares de investigación y buenas relaciones con el sector empresarial.

En el marco de algunas tendencias a nivel global, como la predominancia de la globalización económica por sobre la internacionalización de los sistemas educativos, la digitalización de la economía y la masificación del inglés como lengua de uso común en todos los ámbitos de la vida cotidiana, académica y económica, se destacan los grandes saltos de universidades de poco renombre que han empezado a competir de igual a igual con las universidades del Ivy League. En este sentido, se destaca la mejora dentro del ranking de universidades de países con baja densidad poblacional (Suiza o Suecia, por ejemplo), lo que muestra cómo los sistemas educativos de estos países han potenciado la calidad de sus relativamente pocos estudiantes de manera que logran irrumpir en el competitivo mundo de la empleabilidad internacional.

 

Analizando el ranking acumulado: EE.UU. a la cabeza, pero cada vez menos lejos

Analizando toda la serie de encuestas que se realizaron empezando en el 2011, se proponen también algunas conclusiones. En primer lugar, se muestra que la brecha de empleabilidad entre países que han encabezado el ranking ha ido cerrándose con el paso del tiempo y que, en ese sentido, la supremacía de las universidades de Estados Unidos ha ido disminuyendo año tras año. A nivel de Europa, Alemania ha mostrado muchos avances en tanto ha podido acercar a sus egresados a las exigencias de la industria desde el 2011, superando incluso en el número de universidades que figuran dentro del ranking a grandes potencias como Francia y Reino Unido. La explosión asiática también se evidencia con un mejor posicionamiento de Corea del Sur, estando incluso al nivel de China.

Por otro lado, se muestra información sobre la capacidad de las universidades por dotar a sus egresados de habilidades digitales y tecnológicas, siendo las universidades de Estados Unidos, Japón, Alemania, y Reino Unido las mejor posicionadas en este aspecto en opinión de los empleadores. Es llamativa la presencia de países como Singapur e India como muestra de que se han roto los esquemas y que cada país y universidad puede estar a la par de cualquier otra al margen de su posición en cualquier ranking internacional de universidades y sin importar cuál sea el método que usen o la entidad responsable de su elaboración.

Los resultados de este ranking no hacen más que confirmar cuán trascendente puede ser la universidad para los graduados y cuán distinto puede ser su efecto dependiendo de las políticas implementadas cada año en ellas, en tanto les permite conseguir un puesto de trabajo acorde a su formación profesional. Y, por otro lado, como ya habíamos señalado en notas anteriores (ver nota previa 1 y 2), nos interpela sobre el valor y utilidad de los rankings universitarios en tanto no necesariamente sirven para calificar la calidad de la educación que se recibe dentro de las aulas, sino para contextualizar la importancia y cantidad de investigaciones que en cada universidad se realiza.

 

Fuentes:

 

Antecedentes:

 


Aviso: Los contenidos de este boletín sintetizan la información y los debates tomados de los medios de comunicación y las investigaciones que se citan al pie. Su contenido no refleja necesariamente la opinión del Vicerrectorado Académico de la PUCP.


 

Deja un comentario