Martes 19 de marzo del 2019

El ranking de los que sobran: universidades de los países emergentes

Universidades de Egipto y de Malasia despuntan entre los países emergentes.

Tras la publicación de un nuevo ranking mundial de universidades, se refresca el debate sobre su utilidad en países tan disimiles y con presupuestos heterogéneos asignados al sector educativo. Precisamente, para evitar las disparidades, el Times Higher Education publicó los resultados de un ranking en el que únicamente se incluyen universidades de países emergentes. Entre estos países se incluyen por ejemplo a Egipto, Malasia, Perú, Rusia, Brasil y la altamente industrializada China, la cual lidera esta clasificación de universidades y registra hasta 7 instituciones dentro del top 10.

En este ranking, si bien se toman en consideración los mismos 13 indicadores utilizados en los rankings mundiales agrupados en cinco categorías: enseñanza, investigación, citaciones, internacionalización y transferencia de conocimientos. Estos han sido recalibrados de manera particular considerando algunos elementos propios de las universidades de este tipo de países. De todos los indicadores a ser considerados dentro del puntaje para cada universidad, los de mayor peso son las citas a las publicaciones de las investigaciones realizadas (20%), la reputación como entidad de investigación (18%) y el reconocimiento de la calidad de su formación (15%).

Cada año, se agregan nuevas universidades de manera que las posiciones varían no solo por el desempeño de cada una de ellas. Este año se incluyen 442 universidades de 43 países, 64 instituciones más que 2018. Así, mientras el Perú aumentó su participación de una (PUCP) a dos universidades con el ingreso de la UPCH (ambas en el top 200), Egipto pasó de 9 a 19, y hoy figuran en el top 200 siete en lugar de las dos del año pasado. Malasia por su parte pasó de 9 a 11 universidades, y su gran logro ha sido colocar una universidad (University of Malaya) en el top 20 del ranking.

Según testimonios de autoridades educativas de estos países, la clave se encuentra en promover las publicaciones de calidad, lo cual tendría un impacto sobre el volumen de citas relativas a las investigaciones que realizan. En el caso de Malasia, fue resultado del esfuerzo por mejorar en las cinco dimensiones del ranking. De otro lado, reconocen también que las dificultades giran en torno al escaso financiamiento de parte del Estado, no solo para apoyar las investigaciones, sino para implementar herramientas tecnológicas que permitan formar parte de la vanguardia del resto de universidades de países más industrializados. La falta de recursos es una traba para la internacionalización e intercambio de estudiantes, docentes e investigadores con otros países; otro elemento que limita la vinculación más allá de las fronteras son las limitaciones a la libertad de cátedra por motivos religiosos o políticos.

 

Y ¿cómo le va a Perú?

Tal y como lo reseña PuntoEdu, la PUCP mejoró su posicionamiento pasando del puesto 195 el año 2018 al 182 este año. La  UPCH, que recién entra este año, se ubica en el top 100 (puesto 97). La PUCP comparte su puesto con la Xidian University en China, Maribor en Eslovenia, Santa Catarina en Brasil y Asia University en Taiwán. Entre estas, la PUCP destaca en la dimensión de citaciones e internacionalización, mientras que Taiwán lo hace en vinculación con la industria e investigación, y Santa Catarina en enseñanza.

Comparando la UPCH con la PUCP en las dimensiones del ranking THE, la primera la supera claramente en citaciones e investigación; respecto a la internacionalización, así como relaciones con el entorno y la empresa, tienen similar puntaje, y solo hay un indicador en el que la PUCP está por encima, la enseñanza. Es interesante observar que la UPCH logra situarse dentro del top 100 a pesar que se podría creer que sus investigaciones se concentran principalmente en Medicina o especialidades a fin. Si fuera de esta manera, no superaría el filtro impuesto por THE de 80% de concentración de las publicaciones en alguna de las 11 áreas de investigación.

Si miramos el ranking a nivel Latinoamericano, puede parecer que las distancias entre las dos universidades peruanas mejor ubicadas y las demás no hay tanta distancia, después de todo la PUCP está en el puesto 20 y la UPCH en el 9, frente a la de Sao Paulo que ocupa el primer lugar. Pero esta ilusión desaparece cuando miramos el ranking mundial y vemos a Sao Paulo en el puesto 15, UPCH en el 100 y la PUCP en el grupo de los 200.

Esto más allá de indicar una gran dispersión a nivel de los países de la región, muestra que la cantidad no implica calidad, ya que si se compara las universidades de este mismo grupo de países con Qatar, solo existe una universidad de este país dentro ranking y se ubica en el puesto 32, superando a muchas instituciones de países sudamericanos que incluyen más de una universidad en esta clasificación.

Los resultados de este ranking, si bien permiten comparar de manera más precisa el desarrollo de las universidades de algunos países con similares características económicas, acarrea algunos de los problemas que ya hemos discutido en notas anteriores sobre los ranking; por ejemplo, pueden inducirnos a pensar que los ranking muestran lo que deben ser las universidades cuando lo que nos muestran es la visión de sus creadores, o llevarnos a pensar en una estandarización cuando lo que requiere un sistema es diversidad; o puede hacernos creer que ellas son el motor del desarrollo de un país y no al revés (ver nota previa 1 y 2). Pero más allá de eso, nos ayudan a compararnos y mejorar, podemos aprender a mejorar nuestra capacidad de enseñanza mirando lo que hace Santa Catarina, o incrementar nuestra relación con las empresas viendo la experiencia de Asia University de Taiwán.

 

Fuentes:

 

Antecedentes:

 


Aviso: Los contenidos de este boletín sintetizan la información y los debates tomados de los medios de comunicación y las investigaciones que se citan al pie. Su contenido no refleja necesariamente la opinión del Vicerrectorado Académico de la PUCP.


 

Deja un comentario