Jueves 04 de octubre del 2018

Incertidumbre y desigualdad: La situación de los profesores contratados

Breve análisis sobre rango salarial docente en el Perú apunta a falta de un criterio común en los portales de Transparencia.

Hacia finales de diciembre del 2017, el decreto supremo N° 418-2017 fue publicado, por lo que se aprobó un nuevo rango salarial para profesores de universidades públicas según su tipo de contrato, carga académica y grado de estudios alcanzado a ser implementado durante el año fiscal 2018. Así, los profesores contratados con maestría pueden ganar entre S/. 628.50 y S/.2514 soles; mientras que los doctorandos ganarían entre S/.1489 y S/.5956 soles. Los menores salarios consideran 8 horas de trabajo a la semana, pero también habría turnos de 16 y 32 horas, y en todos ellos se considerarían tanto las horas lectivas como no lectivas. Ante esto, el presidente de la Federación Nacional de Docentes Universitarios del Perú (Fendup), Atilio Mendigure considera que “antes había explotación, maltrato al docente contratado. Esto, ahora, propiciará que los profesionales que laboran en otras instituciones se integren a las universidades para transferir sus conocimientos. Podremos establecer una relación universidad-empresa”.

Esto se configura como un gran logro para las universidades públicas. Sin embargo, las cifras sobre la proporción de profesores a nivel nacional verdaderamente impactados por esta política son desalentadoras. En las universidades públicas, son alrededor de 4000 (18% del total) los profesionales que desarrollan sus actividades en la modalidad de contratados, mientras que en las privadas son más de 36 mil (78% del total). El trabajo docente contratado es una realidad mucho más prevalente en el sistema privado, pero también más difícil de cambiar. Por ejemplo, en la PUCP, las páginas web de Gestión y alta dirección y Educación señalan en su plana docente respectivamente al 79.4% y el 77.7% de los profesores como contratados; la ley universitaria contempla que más del 25% del personal debe laborar a tiempo completo obligatoriamente, pero no especifica la modalidad en la que debe hacerlo. Esto genera que los gastos asociados al nombramiento de docentes sean enormemente evitados y esto puede tener consecuencias en la calidad de la enseñanza y en la producción de la investigación. Otro tema importante a tener en cuenta es que la Ley Universitaria ahora requiere que los profesores cuenten con un grado de maestría y un periodo corto para que las universidades se adapten.

Se vislumbra una coyuntura de cambios importantes en la población de docentes contratados, los requerimientos básicos y los salarios a los que tendrán acceso a través de la Ley Universitaria. En este sentido, es importante analizar los rangos salariales con los que ya se cuentan.

Las universidades públicas, como se mencionó, se encuentran implementado salarios estándares (o por lo menos eso deberían estar haciendo). A modo de comparación, podemos notar que el salario de los profesores ordinarios principales con una carga lectiva completa ha sido también incrementado a los S/.7557 soles. Ahora bien, en el ámbito privado tenemos un panorama extremadamente diverso.

Universidad Rango Salarial (por hora en pregrado) S/.
PUCP 87
UPC 60-120
USIL 50-285
U. Continental 30-100
Garcilazo de la Vega 20-37.80
Católica de Santa María 48.45
UTEA 20.3-25.5
U. Andina Nestor Caceres 20-35
U. Señora de Sipan 30
Fuente: Elaboración propia con información del Portal de Transparencia de las universidades.

 

¿Qué podemos aprender en limpio de este ejercicio?

A partir de los resultados encontrados, podemos ver que los salarios de las universidades públicas han alcanzado alrededor de S/.46.5 soles la hora para docentes contratados con doctorados (Tipo A) y a S/.19.6 para los que tienen maestría (Tipo B). De esta forma, vemos que los profesores Tipo A se encuentran ganando alrededor de la mitad de lo que ofrece la PUCP o la UPC, pero manteniendo también una cómoda posición dentro del rango salarial privado. Los profesores Tipo B, por otro lado, ganarían ligeramente menos que el rango general encontrado en las instituciones privadas. Frente a esto, es válido preguntarse si las universidades privadas remuneran tanto las horas lectivas como no lectivas, como lo propone hacer el sistema público.

Averiguarlo a través de data agregada es un verdadero reto. No existe una transparencia real y útil de estas cifras, pues al final del día muchas de las universidades revisadas no cuentan con accesibilidad a información sobre las remuneraciones que ofrecen – hecho que debería tener en cuenta el próximo Sistema Integrado de Información de la Educación Superior Universitaria (ver antecedente). La UPCH y la Pacífico, por ejemplo, no publican los salarios, y la Cesar Vallejo publica las remuneraciones bajo un extraño título de “Párrafo final” en su página de transparencia. Incluso, son escasas las universidades que publican salarios sobre jefes de práctica y/o otras formas análogas de colaboración docente. Asimismo, las universidades que sí puntualizan sus remuneraciones no suelen separar las cifras sobre distintas modalidades de contrato, horas trabajadas, grados de estudios, etc. Esto genera confusión y constituye un obstáculo importante para un análisis comparativo y/o un tipo de análisis fundamental para diagnosticar adecuadamente la situación de los docentes universitarios en este clima de cambios.

 

Fuentes:

 

Antecedentes:

 

Documentos:

 


Aviso: Los contenidos de este boletín sintetizan la información y los debates tomados de los medios de comunicación y las investigaciones que se citan al pie. Su contenido no refleja necesariamente la opinión del Vicerrectorado Académico de la PUCP.


 

Deja un comentario

2 comentarios

Manuel| 11 octubre, 2018,a las 5:29 pm

Saludos..Le presente un tema de investigación sobre el incumplimiento de SUNEDU de SUPERVISAR la adecuación de los estatutos de las universidades privadas asociativas..San Martín, garcilaso, Ricardo palma,privada de TACNA, HUANCAYO, Iquitos, Chimbote,etc, en cumplimiento de los artículos 3 y 122 de la ley universitariaSEGUIRE ESPERANDO ATTE PRESIDENTE DE ASOCIACIÓN DE PROMOTORES Y FUNDADORES DE UNIVERSIDADES PRIVADAS DEL PERU- APROFUP

Franklin ibañez| 12 octubre, 2018,a las 3:38 am

Felicito el trabajo… Me parece valioso sincerar cifras. Por ejemplo ayuda a que los profesores sepan cómo está el mercado y ajustar sus expectativas. Ademas, sabiendo cuánto pagan las universidades sabremos si realmente atraen y promueven el talento o lo explotan. Ej. Alguna universidad no cobra barato a los estudiantes pero paga poco a los profesores… Quién se aprovecha de esa diferencia?
Tengo información al respecto. Si me contactan la puedo compartir.
Creo que esos 87 soles de la PUCP no son la base ya que incluyen 1/6 de gratificación y asignación familiar según me explicaron alguna vez en la DAP PUCP. Entonces, esos 87 podrían ser en realidad 80 aproximadamente (al margen de cualquier descuento posterior). Pero también es justo añadir que los bonos por grado académico elevan el sueldo hasta 103 la hora para un doctor.