Miércoles 17 de junio del 2015

¿Hay una crisis de endeudamiento por estudios de college?

Beth Akers, investigadora de Brookings, prestigioso think tank estadounidense, presentó ante un comité del Senado norteamericano un análisis de la situación de la deuda estudiantil, que concluye que, salvo excepciones, la educación superior en el país del norte es pagable.

Esto no quiere decir que no haya hogares con de deudas inmanejables debido a los estudios, las inversiones implican riesgos, pero no son la mayoría y las políticas deberían evitar la intervención gubernamental y más bien crear sistemas de información sobre qué esperar de una carrera e institución, y/o sistemas de seguros para prevenir la aversión al riesgo de endeudamiento.

Akers, comienza señalando que en las últimas dos décadas el número de hogares con deuda estudiantil y el tamaño de la deuda por hogar y por persona se han triplicado, aunque la mayoría (69%) tiene deudas menores a 30 mil dólares (de 2010) por persona/hogar. El crecimiento de la deuda se explica tanto por aumento de deudores producto de la masificación universitaria como por encarecimiento de matrículas.

Sin embargo, las deudas corresponden a una inversión que debería mejorar los ingresos por el resto de la vida. Akers encuentra que, a pesar de la recesión, este retorno ha seguido creciendo, y la brecha de ingresos entre los que terminaron high school y college nunca ha sido tan grande (ver nota previa); los ingresos crecieron más que los costos: el college paga su costo en el largo plazo.

Finalmente estudia el impacto de la amortización a corto plazo. Una excesiva presión de corto plazo podría generar una crisis de pagos a pesar de todo. En los últimos 20 años (1992-2013), los ratios entre cuotas e ingresos mensuales se han mantenido para la mediana (entre 3 y 4%) y se han reducido para el promedio (de 15 a 7%). Este resultado sorprendente se debe a la ampliación del plazo del préstamo de 7.5 a 12.5 años. Adicionalmente, el tamaño de la cuota es relativamente pequeño respecto del conjunto de los demás gastos. En resumen, no hay crisis, la educación superior es pagable.

 

Fuente:

 


Aviso: Los contenidos de este boletín sintetizan la información y los debates tomados de los medios de comunicación y las investigaciones que se citan al pie. Su contenido no refleja necesariamente la opinión del Vicerrectorado Académico de la PUCP.


 

Deja un comentario