Jueves 05 de octubre del 2017

Hay que volver a construir el mundo, ¡llamen a los ingenieros!

Pensar críticamente acerca de la relación entre datos y modelos científicos es crucial para los ingenieros.

El papel de la ingeniería se hace cada vez más complejo e importante en un mundo cada vez más urbanizado y sobrexplotado, dónde lo local y global se acercan de modo que las intervenciones que se realizan en la infraestructura en el planeta no solo impactan allí en lo local, sino que forman parte del entramado internacional que evalúa crecientemente las consecuencias y condiciones socio-económicas, ambientales e individuales de dichas intervenciones.

Un estudio de la universidad Lancashire en el Reino Unido, señala que las ingenierías más demandadas en el futuro serán software, aeroespacial, civil, ambiental y biomédica. El jefe de ingenieros de HP, Chandrakant Patel, reconocido inventor de Silicon Valley, dice que la ingeniería se hace cada vez más necesaria para poder incorporar al mundo los avances de la cibernética, la informática, los nuevos materiales, la incorporación de nuevas fuentes energéticas, la renovación de los sistemas de producción y distribución cada vez más personalizados, etc.

¿Y cuáles son las consecuencias sobre la profesión?

El periodista Aaron Hutchins recoge un conjunto de reflexiones sobre las debilidades de la formación de los ingenieros apuntando a la necesidad formular estrategias de aprendizaje vinculadas a lo que va a ser su trabajo en una organización. Los recién egresados, sostiene, pueden resolver problemas en el papel aplicando fórmulas, pero no tienen idea de cómo funcionan o cómo pueden ser aplicadas en contextos reales.

Brian Frank, un ingeniero del Learning Outcomes Project de la universidad de Queensland, sostiene que muchos estudiantes egresan con fuertes habilidades analíticas y capacidad para concentrarse en los problemas bien delimitados, pero no saben qué hacer cuando deben resolver problemas con información insuficiente, o se tienen conjuntos de datos contradictorios. Para Frank, las competencias de comunicación y de pensamiento crítico son claves en la formación de un buen ingeniero, y luego de un estudio longitudinal aplicando pruebas estandarizadas en su facultad encontró que la comunicación escrita era bastante buena, pero la oral era deficiente. Analizó, también, las capacidades de pensamiento crítico y observó que estas mejoran a lo largo de la formación, pero parece que no es suficiente a juicio de los empleadores.

Pensar críticamente acerca de la relación entre datos y modelos científicos es crucial para científicos, ingenieros, así como para los ciudadanos en todos los ámbitos de la vida para identificar si las conclusiones son o no apoyadas con evidencias, o para distinguir un efecto significativo de un ruido aleatorio, o conocer su variabilidad. Según un estudio de Stanford y la Universidad de Columbia Británica, para tener pensamiento crítico es necesario ejercitarse repetidamente en toma de decisiones basadas en información y contar con retroalimentación constante sobre las consecuencias de dichas decisiones. De acuerdo con el estudio, los estudiantes que fueron inducidos a trabajar de esta manera tenían 12 veces más probabilidades de sugerir mejoras en el experimento que aquellos que habían estudiado de la manera tradicional. Asimismo, se observó que luego de un año este grupo de estudiantes continuaba siendo bastante más proclive al análisis crítico de sus resultados que el resto.

De acuerdo con el IEEE, la enseñanza de la ingeniería tendrá que transformarse, los conocimientos que se requieren para el ejercicio de la profesión se renuevan a mucha velocidad, de modo que la mitad de lo que aprende un estudiante en la facultad ya no le sirve al egresar de ella. Así mismo, la creatividad y la capacidad de comunicación son cada vez más importantes en la formación de los ingenieros, todos los nuevos inventos hay que integrarlos en la sociedad, a la vida cotidiana y a la infraestructura, pero incluyendo nuevos criterios relacionados con lo ambiental, el uso de la energía, la ergonomía, y las características culturales de los consumidores de diferentes partes del mundo. No solamente de números debe estar hecho un ingeniero.

Por su parte, en un evento de la IEEE James Plummer, el decano de ingeniería de la universidad de Stanford sostuvo que los cambios en una gran cantidad de campos, incluidos energía, medicina, transporte, robótica, e inteligencia artificial, harán que los ingenieros jueguen un rol clave en el desarrollo de nuevas tecnologías, pero que su trabajo no se parecerá mucho a cómo era en el pasado razón por la cual se producirán grandes cambios en la enseñanza.

Para Plummer, la formación en el pregrado debe reflejar todos estos cambios, reducir lo que ya es inservible, o que puede recuperarse de los sistemas de información disponibles, sustituirlo con capacidades crecientes de análisis y formulación de propuestas alternativas. No solo se trata de incorporar a las humanidades o competencias comunicacionales, el egresado debe ser más interdisciplinario y, por tanto, complementar su formación principal con la de otras especialidades. Comunicarse bien no solo consiste en expresarse mejor, sino en entender a los demás y ser entendido en un mundo cada vez más abierto e interdisciplinario. Los estudiantes deben comprender cómo los avances de la tecnología afectan la sociedad humana, y cómo esta determina cuáles tecnologías deben ser desarrolladas.

Respecto de la maestría, sostiene que van a ser reemplazadas por un continuum de especializaciones que se renuevan en el tiempo, es decir pasarán a formar parte del sistema de formación continua a lo largo de toda la vida. Muchas de las maestrías o especializaciones de corta duración se ofertan en línea. En cuanto al doctorado, el expositor señala que no cambiaran mucho. La lógica del profesor investigador y pequeños grupos de colaboradores aprendientes o cuasi colegas solo se perturbará por una composición más interdisciplinar que permita una mayor integración de los conocimientos de diversas áreas de la ciencia y las humanidades con la ingeniería.

Fuentes:

Documento:

Deja un comentario