Jueves 20 de setiembre del 2018

Sobre el cierre de universidades y los reglamentos

Los aspectos no contemplados en los reglamentos y las universidades que tienen serias dificultades en los avances para el licenciamiento.

La reforma universitaria y el proceso de licenciamiento de las universidades es un tema que en los últimos tiempos ha generado mucho interés en la educación superior por sus repercusiones sociales y económicas en el sistema educativo y en país en general. En este sentido, se generó  mucha expectativa sobre lo que sucedería con las universidades que deban cerrarse por no lograr licenciarse en los plazos establecidos Al respecto, la semana pasada se publicó el esperado reglamento para el cese de actividades (ver nota previa) y, además, otra norma que reglamenta la fusión de universidades. Los alcances de estas normas han sido difundidos y explicados desde la misma Sunedu y algunas publicaciones (ver 1, 2, 3 y 4). También, desde Novedades Académicas hemos diseñado una infografía con un resumen con los principales alcances de estas nuevos reglamentos (ver infografía).

Sin embargo, y luego de publicada la norma de Sunedu, quedan aún muchas preguntas por responder sobre el destino de sus estudiantes y los demás miembros de la universidad. Surgen, en principio, reflexiones que tienen que ver con el significado del cierre de una universidad  para los estudiantes y las familias y el rol que debe cumplir el Estado para apoyar este proceso. Por otro lado, hay preguntas más específicas sobre algunos aspectos que van más allá del reglamento publicado, por ejemplo, qué va a pasar con los estudiantes que siguen una carrera en una universidad pública y solo les queda pasar a una privada y que no están en condiciones de pagar, o qué pasará con los estudiantes cuyas universidades de provincia cierren y no tengan otra opción más que cambiar de lugar de residencia para continuar sus estudios, o si los exámenes de suficiencia que propone la norma hacen que retrocedan en lo avanzado, o, por otro lado,  si no es posible convalidar los cursos en otras instituciones. También, surge la interrogante sobre qué va a pasar con los graduados o titulados de las universidades que cesen, ¿sus títulos van a tener el mismo valor? También, está quedando pendiente ver cómo se van cubrir los derechos laborales de sus profesores y administrativos que quedarán sin trabajo (unas se liquidarán y otras quebrarán). Estas, y otras cuestiones, todavía quedan por aclarar y seguro seguirán debatiéndose hasta que termine el plazo del licenciamiento.

Por otro lado, investigando el estado de las universidades que aún no lograron el licenciamiento en la página de Sunedu, hemos podido verificar que hay casos de instituciones que estando en los primeros grupos no han logrado avanzar en sus procesos. Esto indicaría de alguna manera que podrían estar en riesgo de no alcanzar el licenciamiento y potencialmente estarían cerrando. Estas universidades (entre privadas y públicas) representan un número importante de estudiantes y también constituyen en varios casos instituciones importantes dentro de la dinámica educativa y económica de su región (click en el cuadro debajo).

En este contexto, el asunto del cierre de universidades es en la actualidad un aspecto muy importante sobre el cual todos los involucrados (Estado, universidades, alumnos y sociedad en general) tienen que tomar atención y ver las mejores alternativas para contener los posibles efectos que esto pueda tener en el sistema universitario; por lo pronto, debería también contemplarse la posibilidad de que no solo la educación universitaria sea una alternativa para la formación y el ingreso al mercado laboral, pues también la educación técnica y los institutos superiores podrían contribuir cubrir la demanda que se generará luego de culminado el licenciamiento.

 

Nuevas universidades licenciadas

Sunedu ha anunciado el licenciamiento de cinco nuevas universidades: la Universidad Nacional de Juliaca, la Universidad Nacional del Altiplano, la Universidad Católica Sedes Sapientiae, la Universidad Nacional de Cañete y Universidad Nacional de Trujillo Con ello, ya son 53 las que cuentan con la licencia de funcionamiento.

 

Fuentes:

 

Antecedente:

 

Documentos:

 


Aviso: Los contenidos de este boletín sintetizan la información y los debates tomados de los medios de comunicación y las investigaciones que se citan al pie. Su contenido no refleja necesariamente la opinión del Vicerrectorado Académico de la PUCP.


 

Deja un comentario