Jueves 11 de julio del 2019

El cargamontón en la puerta equivocada

¿A quién deberían reclamar los estudiantes de las universidades no licenciadas?

Antes de entrar al receso y reiniciar nuestras publicaciones la quincena de agosto, queremos destacar que a lo largo de este último tiempo hemos seguido con especial interés las consecuencias que está teniendo el cierre de las universidades y, en particular, lo que ocurre con los estudiantes desplazados de instituciones que habiendo obtenido autorización para dar títulos universitarios a nombre de la nación, lo único que venían haciendo es cobrar periódicamente a un numeroso público de estudiantes a cambio de la promesa de otorgarles credenciales para ejercer diversas profesiones, sin cuidar ni la calidad ni importarles el daño que les hacían. En la medida que las instituciones que no obtienen licencia son más grandes e irresponsables, los problemas que generan rebasan las previsiones que se han tomado para el traslado o reubicación de la mayoría de ellos. Gran parte de estos estudiantes, por ejemplo, pagaba por debajo del costo mínimo de una carrera universitaria y, además, muchos no tienen las competencias básicas que les hubieran permitido acceder a la educación pública gratuita (ver antecedentes 1, 2, 3 y 4).

En este contexto, aparecen nuevamente protestando los estudiantes de Telesup al frente de la casa del Superintendente de educación universitaria – hasta el momento Telesup es la universidad con mayor masa estudiantil que no ha logrado su licencia para continuar funcionando; probablemente, protestan empujados por los propietarios de dicha entidad que se resisten a aceptar el cierre de su negocio, a pesar de que durante la evaluación no pudieron demostrar el cumplimiento de ninguna de las condiciones básicas de calidad y fueron incapaces de subsanar alguna de las observaciones que se le formularon durante el proceso de licenciamiento. Contrariamente, los estudiantes han buscado matar al mensajero y pedir a la Sunedu ampliar el plazo para que la universidad pueda cumplir con lo exigido. Asunto que equivale a pedirle a las autoridades de tránsito que anulen las infracciones porque resultan impagables.

Podría señalarse que el Estado es corresponsable de esta situación en la medida que ha permitido la existencia de tales instituciones durante años, lo que ha terminado por perjudicar con ello a miles de personas cuyos títulos no valen nada o han servido para brindar servicios de pésima calidad en perjuicio de terceros. Sin embargo, se trata de instituciones y propietarios que desde el 2010, con la resolución del Tribunal Constitucional, han sido advertidos de que no podían seguir operando en tales condiciones y han preferido buscar la posibilidad de eludir su responsabilidad antes que ponerse a derecho. Tal vez, cabría preguntarse por qué además de denegarles la licencia no se multa por los daños y perjuicios causados. En el futuro, el Estado deberá preocuparse por ampliar la oferta de calidad, de implementar políticas de inclusión y generar una diversidad mayor de oportunidades en al pos secundaria en camino a la universalización de la educación superior (ver documento).

 

Investigando la investigación

Desde la Universidades de San Marcos y San Ignacio de Loyola, se vienen haciendo importantes proyectos de análisis para ver las tendencias de la producción científica en nuestro País. Entre los datos interesantes que podemos recoger desde Medialab de San Marcos, es que hay un incremento en la producción científica peruana en Scopus, particularmente por un mayor interés por la investigación en las universidades, crecimiento en principio promovido por la implementación de la Ley Universitaria. También, difundieron información del crecimiento de la producción científica peruana que según datos de Scimago alcanza los 25,175 documentos para el período 1996-2018.

En el caso de USIL, cuentan también con una Unidad de Investigación en Bibliometría donde de manera periódica están realizando investigaciones; por ejemplo, publicaron un cuadro de análisis donde se puede observar cómo las publicaciones en Perú se han citado más de lo que se esperaría según el promedio mundial de publicaciones similares y también cómo la investigación en nuestro país se articula con los objetivos de desarrollo sostenible.

 

La Beca Presidente es en su mayoría para las universidades públicas

Pronabec anunció que, de las 150 becas ofrecidas para estudios de Maestría y Doctorado en universidades, el 71% han sido cubiertas por alumnos de universidades nacionales como la Universidad Mayor de San Marcos, la Universidad Nacional de Ingeniería, la Universidad Agraria La Molina, la San Antonio Abad del Cusco, entre otras. Esta beca cubre los gastos de matrícula, pensión, titulación, transporte y alojamiento, pero bajo el compromiso de que los estudiantes retornen a trabajar en nuestro país.

 

Fuentes:

 

Antecedentes:

 

Documento:

 


Aviso: Los contenidos de este boletín sintetizan la información y los debates tomados de los medios de comunicación y las investigaciones que se citan al pie. Su contenido no refleja necesariamente la opinión del Vicerrectorado Académico de la PUCP.


 

Deja un comentario