Jueves 13 de junio del 2019

Camino al rectorado (parte 2)

La segunda fecha del conversatorio rumbo a las elecciones para el rectorado PUCP se enfocó en el tema de gestión y administración.

Con motivo de las elecciones al rectorado PUCP, la Junta de Jefes de Departamento, la Junta de Decanos y la Representación Estudiantil ante la Asamblea Universitaria (REA) organizaron el Conversatorio: Candidatos PUCP 2019, el cual se desarrolló los días jueves 30 de mayo y 06 de junio. Desde Novedades Académicas, ya hemos publicado una nota previa sobre la primera fecha, la cual versó sobre temas académicos. En esta segunda oportunidad, el tema que reseñamos a continuación fue gestión y administración. Esta vez, los participantes por cada lista fueron los siguientes. Lista 2: Lista 3: Dr. Aldo Panfichi y el Dr. Domingo González Álvarez. Lista 2: Dr. Marcial Blondet y el Dr. Guillermo Boza.  Lista 1: Dr. José de la Puente y el Dr. Eduardo Ísmodes. Una vez más, los temas destacados, y ya de cierta manera comunes, fueron meritocracia, transparencia y reordenamiento; se resalta la inclusión de la problemática en torno al régimen CPJ, los jefes de práctica y las propuestas para generar recursos.

Finalmente, cabe recalcar que las respuestas aquí ofrecidas son una reseña de lo comentado por los participantes. Para mayor información, ver el video del evento. Compartimos los planes de listas 1, 2 y 3 una vez más.

 

1. ¿Qué política salarial y de desarrollo tiene pensado con relación al personal administrativo y docente y qué indicadores considerará para el incremento de salarios y pensiones?

Lista 2 (Aldo Panfichi): Reformar y reordenar la política salarial en función de tres principios. Transparencia, meritocracia y rendición de cuentas. Sobre el primerio, el salario de los docentes está por debajo de las universidades que compiten con nosotros. Transparencia: la comunidad universitaria debe conocer las bandas salariales y qué indicadores los establecen. Meritocracia debe ser el criterio central y debe ir acompañada de una política de igualdad de oportunidades. Rendición de cuentas debe aplicarse a todos sin restricción, incluyendo a las autoridades en todos sus niveles.

Lista 3 (Guillermo Boza): Modificar sustancialmente para jefes de práctica, docentes y personal administrativo; todo esto basado en transparencia, equidad y meritocracia. Debemos implementar la Ley 30709. Sobre los administrativos, más importante que tener una línea de carrera es que esta se cumpla y se aplique por igual a todos. El nombramiento debe responder a criterios claramente establecidos. Tener una buena relación con los dos sindicatos de la universidad, el de trabajadores y el de docentes. Para los docentes, estructura salarial clara y equitativa. Remuneración básica para todos en su propia categoría. Complementos salariales en función de la antigüedad y méritos académicos. Los jefes de práctica cumplen un importante rol, son el inicio de la carrera docente y merecen un trato digno; requieren una atención inmediata. A los jubilados, debemos encontrar una solución consensuada y definitiva a su problema.

Lista 1 (Eduardo Ísmodes): No hay una política salarial, sino lineamientos y bandas salariales. El objetivo es definir esta política para administrativos y docentes, no solo refiriendo a aspectos salariales, sino personales, sociales y otros. Se deben revisar las franjas salariales, buscar sueldos justos acordes al medio. Hay que fomentar una cultura organizacional. Incentivos especiales deben ser otorgados de acorde al cumplimiento de los indicadores. Los indicadores claves son los alumnos deben terminar en cinco años, que se licencien mediante tesis, que estén satisfechos, que los investigadores produzcan; todo el aparato debe estar en función de estos grandes indicadores. Sobre el aumento de pensiones, no aumentaremos por encima de la inflación, y trabajaremos para que ningún estudiante por motivos económicos se atrase o deje de estudiar en la universidad.

Las tres listas coinciden en que los salarios para todo el personal, administrativo y docente, debe reordenarse, aumentar y estar en función de criterios claros. Destaca la propuesta de la Lista 3 sobre la inclusión de los jefes de práctica, temática hasta el momento no abordada. Los jefes de práctica son alrededor de más de dos mil trabajadores en la universidad, el mayor de los números en todas las categorías. Sobre la equidad, habría que revisar la clara disparidad de género entre los mismos jefes de práctica. La pregunta es ¿qué es un trato digno? ¿Incremento de salarios, inclusión en la comunidad universitaria, representación efectiva en las instancias de gobierno? El problema sobre los jubilados es abordado con mayor detenimiento en una pregunta a finales de esta nota. Dicho de otro modo, la Lista 1 promete bajar la tasa de deserción por motivos económicos, la razón más común en la universidad para dejar de estudiar. La pregunta a responder es ¿cómo llevar a cabo esto?

 

2. ¿Qué mecanismos propone para mejorar las deficiencias evidentes a nivel de tecnología de la información y centuria? Asimismo, ¿qué acciones pretende tomar para reorganizar el aparato administrativo y ponerlo al servicio de la academia?

Lista 2 (Domingo González): Sobre Centuria, están a nuestro servicio y no al revés. Tenemos que evaluar si está cumpliendo sus funciones. Debemos pensar cuál es el objetivo. Sobre tecnología, debemos considerar que esta cambia todos los días, debemos incorporar esta perspectiva. Lo más importante de la administración debe ser la coordinación horizontal, como eje organizacional. Tenemos muchos vacíos funcionales y no hay tareas claras. De entrar nuestra lista, debemos llevar a cabo una auditoría administrativa y jurídica. Asumir las responsabilidades que correspondan y corregir lo que sea necesario.

Lista 3 (Marcial Blondet): Centuria no funciona bien, tiene demasiadas deficiencias. Diez años después de su compra, no funciona bien, el costo monetario fue demasiado alto. Después de una auditoría reciente, caemos en la cuenta de que no funciona y si lo hace es al 60-70%. Repararlo tiene un precio. Lo que proponemos es contratar a un gerente que tenga la capacidad de gestionar una compañía muy grande y compleja como es la universidad, su función será diseñar el sistema de gestión y luego contrataremos el software para ese sistema de gestión. Nuestra preocupación principal va a ser que la universidad cuente con un sistema de gestión apoyado con un software de primer nivel para todos poder trabajar mejor.

Lista 1 (Eduardo Ísmodes): Centuria primero debe operar en toda su capacidad. No funciona bien porque la “cabeza” no funciona bien. El organigrama directivo no está claro y no funciona porque no se ha permitido que otros vean lo que el sistema tiene y permite. Hay que organizar primero el directivo. Se implementará el sistema de gestión de calidad ISO 9001 para toda la administración.

Todas las listas coinciden en que Centuria no funciona y genera más problemas y trabas burocráticas; al respecto, difieren en cómo solucionar este problema, las respuestas indican que se revisará y auditará la conveniencia de seguir operando bajo esta plataforma. Transparencia y reordenamiento vuelven a ser nombrados, y las propuestas no han variado respecto a la nota que reseñamos la semana pasada. La viabilidad de un nuevo software, la eliminación de Centuria o la contratación de un equipo especialista son factibles.

 

3. ¿Cómo ven la relación de la universidad con la empresa?

Lista 2 (Aldo Panfichi): Las demandas exigen que la universidad sea tanto de investigación como de formación. Humanista y científica. Proponemos desarrollar una política sistemática de vinculación, pero resaltando de que no somos una empresa. Su esencia no puede ser ganar recursos; sin embargo, entre la universidad y el sector privado hay que desarrollar vínculos cada vez más importantes y de mutuo beneficio.

Lista 3 (Marcial Blondet): La relación cercana con la empresa, que nos interesa mucho, será estrecha y beneficiosa solo con empresas socialmente responsables, que trabajen con un criterio ético, que respeten el medioambiente y que tengan prácticas laborales justas y dignas. Proponemos que nuestros estudiantes aprendan a cómo se hace una empresa, pero de manera ética y con efectos en el entorno y la sociedad. La participación con las empresas esperamos sea bidireccional, no solo nosotros con estudiantes, sino las empresas colaborando y apoyando a los proyectos de investigación responsables.

Lista 1 (José de la Puente): La relación es muy positiva para la universidad, tanto en formación, investigación y nuestro impacto en la sociedad. La PUCP nació para servir al Perú. Las empresas deben involucrarse más con la universidad y los estudiantes y profesores con estas. Los estudiantes deben vivir sus carreras desde las aulas. Debemos generar más confianza entre ambos actores. Nos pueden ayudar a actualizar nuestros planes de estudio, financiar programas de apoyo y dar más becas, o en publicaciones. La RSU es fundamental.

Para una universidad con el tamaño, la importancia y la gestión como la PUCP, es indispensable mantener cada vez más una relación más cercana con la empresa, sea a través del financiamiento de investigación, patentes, financiamiento de becas, entre otros. La pregunta a resolver debería ser cómo tender puentes entre carreras no relacionadas con la empresa; en otras palabras, las carreras profesionalizantes ya tienen una vinculación, la cual hay que fortalecer, parte de la discusión debería ir en torno a cómo generar nuevos espacios laborales a carreras con serios problemas actuales.

 

4. ¿Qué políticas propone sobre la inversión en la universidad? ¿Va a mantener o va a revisar las inversiones ya iniciadas en Esquilache, plaza San Miguel, Open PUCP, Procabaris, etc.?

Lista 2 (Domingo González): Las inversiones deben ser transparentes y ser correspondientes con lo que planeamos hacer. Deben estar vinculadas con nuestros lineamientos y compromisos. Debemos evaluar lo que está bien o lo que está mal. Hay inversiones que se han hecho con deudas, otras con recursos propios. Hay que analizar una por una. Las inversiones no solo son físicas, las más importantes son en nuestras capacidades institucionales y personales. Tenemos que visibilizarlas, saber cuánto invertimos en ello. Sobre la propia universidad, la facultad de artes o la de música necesita inversiones. Debemos hacer un balance entre todos los pedidos y requerimientos.

Lista 3 (Guillermo Boza): Una vez más, la transparencia es fundamental, no conocemos muy bien los detalles de las inversiones. Como proyecto hemos planteado hacer una auditoría independiente para saber cómo recibimos la universidad. ¿Dónde se ha invertido? ¿Qué dinero se ha comprometido? ¿Durante cuánto tiempo? Y ¿Quiénes son los beneficiarios? ¿Es posible modificar estos contratos desde una perspectiva financiera? Primero, tenemos que tener todo esto en detalle para poder responder. Por supuesto, debemos revisar todas las mencionadas. Nos preocupan las numerosas obras recientes dentro y fuera del campus, y la creación de empresas subsidiarias o los proveedores que tenemos y ofrecen precios más altos que el mercado.

Lista 1 (Eduardo Ísmodes): Política de transparencia y comunicación abierta para que toda la comunidad universitaria conozca cómo funciona la universidad. Creemos que hay que liberar al rector y vicerrectores, y muchos directores de una serie de tareas. Proponemos crear una unidad muy independiente del trabajo regular de la universidad, una unidad dedicada a generar recursos. Tendrá un directorio, lineamientos aprobados por la Asamblea Universitaria, entre otros. Verá lo estratégico, podemos armar un esquema muy útil si tenemos esta entidad separada. Así, los directores podemos dedicarnos a lo que nos toca. Respecto a las inversiones que ya tenemos, las ya iniciadas seguirán, las de mediano y largo plazo las revisaremos.

Las listas coinciden, con cierta cautela, que las inversiones deben ser revisadas, las de corto plazo y en ejecución deben de continuarse, y las de mediano a largo plazo pueden repensarse; sin embargo, como se destaca, la viabilidad de o no de estas inversiones está sujeta a contratos ya establecidos que, como se comenta, no han sido transparentes y las actuales listas no disponen, por lo que las decisiones podrán darse solo una vez llegado al rectorado. Las listas 3 y 1 coinciden en “liberar” o aligerar la carga burocrática y gestora a la alta dirección a través de unidades independientes. En tanto generadora de recursos, la dirección de esta posible unidad tendría un cargo con mucho poder de decisión y visibilidad entre la comunidad. ¿Puede ser considerado un nuevo vicerrectorado?

 

5. ¿Qué política van a seguir en términos de infraestructura? ¿Va a haber un calendario de inversiones en el campus conocido por la comunidad?

Lista 2 (Domingo González): Tenemos un plan maestro en la universidad, es un orientador el cual tenemos que revisar. Avanzar en esa dirección y en revisar ciertos espacios, como también se establezcan las necesidades. Hay que tener en cuenta los diferentes tipos de inversiones que tenemos, y que siguen lógicas distintas. No debemos confundir estos dos espacios. Otra propuesta es tener un comité de acompañamiento de las inversiones. El calendario es necesario y tiene fases; todo debe ser transparente.

Lista 3 (Guillermo Boza): La falta de transparencia nos impide evaluar la gestión que está terminando. El plan maestro, que no costó poco dinero, no se sabe cuándo se ha avanzado. Los últimos años se ha crecido de una forma desorganizada e inorgánica. Se justifica la construcción de un edificio en tiempo record para gastronomía, de reciente creación, y otras facultades esperan años, por ejemplo, Arquitectura y Artes Escénicas. Necesitamos un plan realista de las inversiones, y que atienda a todas las unidades por igual, sobre todo a las que vienen reclamando hace años mejores condiciones. Necesitamos una remodelación del campus.

Lista 1 (José de la Puente): Vamos a realizar las inversiones en tres etapas: corto, mediano y largo plazo. Se revisará el plan maestro, la prioridad será analizada en relación a recursos, relación a ejes centrales de nuestra universidad. Los de corto plazo se ejecutarán según lo ya programado. Lo mediano y largo plazo se evaluarán. No decidiremos solos, haremos un trabajo colaborativo. Debemos buscar recursos externos. Muchos de los edificios de esta universidad han sido financiados de esta manera.

De entre todas las demandas y pedidos, las tres listas han coincidido en que se debe de atender los requerimientos de unidades como Fares y otras. Se destaca que, en principio, las tres listas se comprometen a hacer transparente el calendario de construcciones y mejoras en infraestructura, lo cual sigue en torno a la transparencia como nuevo enfoque para una nueva etapa. La lista tres propone buscar recursos externos, hecho no ajeno a la historia de la universidad.

 

6. Pregunta de un profesor asambleísta: ¿sus promesas electorales pueden financiarse con el presupuesto actual de la universidad o se necesita elevar el presupuesto sustancialmente? En este último caso, ¿cuáles serían las fuentes nuevas de financiamiento?

Lista 2 (Domingo González): La universidad está con déficit. Tenemos que ser más eficientes con lo que hacemos. Por otro lado, la universidad aproximadamente está cerrada cuatro meses, aquí tenemos un potencial de generar recursos y facilitar a los estudiantes a terminar más rápido su carrera. Con lo calculado, deberíamos crecer entre 10 a 15% solo llevando a cabo esto.

Lista 3 (Marcial Blondet): La cantidad de dinero es fija, si se quiere hacer más cosas, tenemos que reducir o conseguir más dinero. Debemos operar más eficientemente y no desperdiciar. Por otro lado, tenemos muchos jardines y requieren demasiada manutención. También, hay que trabajar para conseguir más dinero. Podemos potenciar los cursos de formación continua.

Lista 1 (Eduardo Ísmodes): La primera promesa es ordenarnos y desde arriba. En mi experiencia en Sedapal, he visto que ordenar generar recursos con una inversión muy pequeña. No podemos exprimir a los estudiantes. Debemos de crear una unidad dedicada a generar recursos bajo la vigilancia del rectorado.

La reducción de áreas verdes es una queja generalizada entre la comunidad universitaria, por lo que la propuesta de la lista tres puede generar reacciones adversas. La lista dos destaca que la universidad tiene mucho tiempo de cierre y que puede seguir generando recursos en este lapso; bajo el modelo actual, la administración entre en un mismo mes de vacaciones. En todo caso, deberá evaluarse nuevos tiempos de receso y otros. La lista tres, como comentamos líneas arriba, propone crear una unidad generado de recursos bajo la tutela de la Asamblea Universitaria.

 

Segunda ronda: tres preguntas del público

A) ¿Mantendrían su candidatura en el caso de que se anulara la remuneración al cargo?

Lista 1 (Aldo Panfichi): Esta lista está conformada y que ha pasado por distintas etapas, hemos desarrollado una fuerte identificación con la universidad. Es para nosotros un honor, no nos movemos por una expectativa económica. De darse el caso, no sería una limitación seguir en esta carrera dado el caso de la pregunta.

Lista 2 (Guillermo Boza): Lo que nos motiva es la vocación de servicio, de devolver lo que hemos recibido por todos estos años. No tendríamos ningún inconveniente en renunciar, incluso cuando ni siquiera sabemos cuánto es la remuneración actual.

Lista 3 (José de la Puente): Sí. La universidad no es solo un centro de trabajo. Sacar a la universidad de la crisis es una tarea patriótica. Trabajamos para toda la comunidad y por la memoria de muchos que nos antecedieron.

En principio, la pregunta es populista y suele conllevar más un acto de demagogia antes que una decisión ejecutada. Los sueldos, como han propuesto las tres listas, deben ser transparentes y de acorde al contexto actual. Todo trabajo debe ser siempre asalariado. 

 

B) ¿Son conscientes de las deficiencias estructurales en las pequeñas facultades? Hemos notado de que no hay una solución a ello en sus planes de trabajo. Este año, FARES cumple ochenta años y no tenemos solución.

Lista 2 (Domingo González): La inversión que requieren es muy grande, pero la pueden hacer por partes y gradual. La pregunta es de qué manera esta inversión puede servirle a toda la comunidad. Ser un polo cultural en esta zona para esta parte de la ciudad sería fantástico. Puede tener un sentido académico, una transformación muy grande y al mismo momento rendir un beneficio económico y social.

Lista 3 (Marcial Blondet): Todas las facultades necesitan los mismos espacios y las mismas facilidades. En el caso de Fares, la universidad necesita un teatro para compartir lo que están haciendo. Arquitectura necesita también mayor apoyo. No debe haber ninguna facultad que trabaje en condiciones adversas.

Lista 1 (Eduardo Ísmodes): Las facultades y los decanos deben tener más poder y capacidad y no todo debe de requerir o ser dado por la alta dirección de la universidad. Tenemos que conseguir los recursos afuera, de ahí la propuesta de crear una unidad generadora de recursos. Además, es preciso comunicarnos, ir a hablar con las personas y entender sus requerimientos y necesidades.

 

C) ¿Garantizan una solución consensuada y definitiva del problema de la CPJ, que es en esencia un compromiso ético a cumplir a través del diálogo con los jubilados sin desnaturalizar los compromisos que componen el sistema CPJ?

Lista 2 (Domingo González): Lo primero que debe darse es diálogo. Nunca podemos dejar de conversar y menos con los jubilados. También, tenemos que reconocer que hay varios regímenes de CPJ. Este régimen implica un costo de administración y hay que manejarlo. Hoy en día, no tenemos la información completa y no la tenemos como candidatos. Esta información la maneja solo la universidad.

Lista 3 (Guillermo Boza): La respuesta es sí y lo hemos hecho públicamente. Proponemos una solución consensuada, pero sobre todo definitiva a este problema que aqueja a los CPJ. En principio, es un compromiso que asumió voluntariamente la universidad. Es discutible que de forma unilateral se pretenda modificar este régimen. En todo caso, se necesita transparencia y sobre todo en este tema. Tenemos que conocer toda la información y que hay compromisos asumidos. Sí vamos a resolver definitivamente este problema.

Lista 1 (Eduardo Ísmodes): Este es un conflicto donde las partes no han conseguido comunicarse. Hay un mérito que el resto de la comunidad debe de reconocer, este problema ha traído a colación de que hay un gran número de personas sin CPJ y que, en vez de pelear por quién sí tiene y quién no, debemos pensar en qué vamos a hacer con quienes no la tienen. Los mismos.

 

Bloque tres: minuto de cierre

Lista 2 (Aldo Panfichi): Esta elección va a definir el futuro de la universidad y que cierra un ciclo y abre otro. Un modo de gestión ha terminado, la universidad no puede seguir tal como se ha venido gestionando. Es mucho más compleja, diversa y heterogénea. Es muy importante que elijamos a la lista mejor preparada.

Lista 3 (Guillermo Boza): Un modo de gestionar la universidad ha terminado, pero podría continuar dependiendo a quién se elija. Lean los planes que ha presentado cada lista. Son tiempos difíciles, hay que tomar con mucha cautela estas decisiones.

Lista 1 (José de la Puente): Nuestra candidatura cuenta con el apoyo de un grupo amplio de profesores y profesoras que desde hace seis o siete años nos venimos reuniendo para discutir la universidad. Somos un equipo multidisciplinario que se reúne no solo pensando en estas elecciones. Vocación de servicio para hacer el verdadero cambio que necesita la universidad.

 


Aviso: Los contenidos de este boletín sintetizan la información y los debates tomados de los medios de comunicación y las investigaciones que se citan al pie. Su contenido no refleja necesariamente la opinión del Vicerrectorado Académico de la PUCP.


 

Deja un comentario