Jueves 16 de noviembre del 2017

Aula Magna 2017: Las universidades frente a la masificación, globalización y la nube (Día 1)

La vigencia de la universidad presencial

Ponencia a cargo de: José Joaquín Brunner, Universidad Diego Portales, Chile (presentación en PPT)

Las  universidades tuvieron su origen en el proceso presencial de enseñanza-aprendizaje y al principio surgen como una  comunidad (un ayuntamiento en la frase de Alfonso X) que reúne estudiantes y profesores. Esta comunidad (gemeinshaft) incluye relaciones personales y valores compartidos es decir de una presencialidad que la hacen distinta de la sociedad (gesellschaft) basada en relaciones como las contractuales y donde existe más distancia, y las relaciones son menos cercanas y menos cara a cara; según la distinción de Tönnies sobre la que trabajará posteriormente toda la sociología.

Este invento del siglo XI o XII, no está claro, ha demostrado enorme fecundidad. En una visita a Salamanca, estuvo en el ambiente en que Fray Luis de León dijo, de regreso de prisión, “como decíamos ayer” en el siglo XVI. El arreglo de la cátedra donde se sentaba el maestro, mientras el lector leía el texto a los alumnos, no es tan diferente de nuestras aulas. La presencialidad y los bajos números se mantuvieron estables mientras el proceso de enseñanza se fue organizando y fueron estructurando las instituciones en la lógica de la división del trabajo en facultades, disciplinas, especialidades, etc.

El modelo presencial acompañó el inmenso crecimiento, la complejidad y la diversidad que representa hoy la educación superior. En las 26,000 universidades que existen en el mundo el rasgo común es que en todas se hace docencia; mientras en todas las sociedades el acceso (tasa de participación) se hace universal.

En la actualidad, las universidades han adquirido características de la sociedad industrial y se organizan en términos del capitalismo académico. El viejo modelo comunitario viene cambiando hacia uno burocrático político con rasgos más industriales, contractuales, y de relaciones más impersonales. En este sentido surge la interrogante sobre cómo puede adaptarse el modelo presencial comunitario a este nuevo contexto de universalización y masificación de la educación superior, y si este es sustentable económicamente por nuestras sociedades en particular.

Al respecto, Brunner explicó que actualmente, a pesar de que vivimos en un entorno tan rico en información, datos, e inteligencia artificial, persiste un modelo comunitario pero que resulta difícil de financiar.

Pero hay que reconocer que se ha formado una brecha entre la formación humanista y la formación de los que son especialistas en manejo de datos, ciencias, etc. Quizás en un plazo, lo presencial comunitario, vinculado a lo humanista-erudito, sea mantenido solo para quienes Bourdieu llamaba “los herederos”. Los hijos de los señores que no se satisfacen con la educación utilitaria de masas y cultivan la idea de que es necesario el cultivo de lo humano.

Al final de la ponencia Felipe Portocarrero, ex rector de la Universidad del Pacífico comentó sobre aspectos y dilemas de la universidad del siglo XXI que apuntan a la conservación del modelo comunitario y presencial de formación. Por su parte, Manuel Burga, ex rector de la Universidad de San Marcos, señaló que la universidad se había adaptado a diferentes contextos, por ejemplo de la formación escolástica pasa a la profesional, y cumple también un rol acreditador más que formador, antes incluso de convertirse en paradero de la investigación con Humboldt, de modo que puede adaptarse a las nuevas circunstancias de manera que hoy es difícil de predecir.

Descargar presentación en PPT.

 

La universidad virtual sus potencialidades y limitaciones

Ponencia a cargo de Carlés Sigalés, Universidad Oberta de Catalunya, Barcelona (presentación en PPT)

La ponencia trató sobre cómo la tecnología está transformando el conjunto de las universidades. En este contexto es necesario cubrir lo que se necesita para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible globales. La educación no solo necesita de buenos profesionales, sino de personas con capacidad de resolver problemas complejos, es decir, con una formación amplia.

La universidad cumple un rol central en la era de la información; sin embargo, la internet y las redes sociales han transformado las formas de aprendizaje haciendo necesaria la transformación de la educación universitaria mediante una adecuada integración de la tecnología y una revisión de fondo de sus prioridades, su organización y su modelo de gobernanza.

La enseñanza virtual puede ofrecer una mayor flexibilidad y menores costos, sin embargo requiere  que los estudiantes decidan estudiar y formarse por internet. Para eso hay que ganar prestigio. El mayor obstáculo de la formación virtual es que los profesores no se sienten cómodos; otro aspecto en contra es que algunas universidades usan lo virtual como una forma barata y cómoda de hacer negocio y ganar dinero, por otro lado,  hay menos investigación en las universidades virtuales además que no todos los estudiantes están hechos para el modelo virtual y la enseñanza no siempre es innovadora.

Finalmente se habló de la mezcla entre modelos presenciales y virtuales y la formación de redes de aprendizaje más amplias desde lo virtual como una forma de incorporar esta modalidad que en el tiempo puede suplir a la presencialidad.

La conferencia estuvo comentada por Cristina del Mastro quien habló sobre la capacidad de las universidades de adaptarse a los requerimientos sociales y Carlos Fosca quien explicó como la avalancha de los cambios impacta en la formación universitaria.

Descargar presentación en PPT.

Deja un comentario