Jueves 16 de noviembre del 2017

Aula Magna 2017: Las humanidades y las ciencias básicas en la educación del siglo XXI (Día 2)

La importancia y la necesidad de las humanidades en la formación integral universitaria en el siglo XXI

Conferencia a cargo de: Adela Cortina, Universidad de Valencia, España

La sesión del segundo día tuvo dos partes. En la primera, Adela Cortina, filósofa valenciana especialista en ética, argumentó la vigencia de las humanidades. En la segunda, José Luis Moreno S.J, matemático mexicano que trabaja en Milwaukee, presentó un panorama de la importancia de la matemática como base, al mismo tiempo, de una experiencia de la trascendencia y de la ciencia que formula en ese lenguaje las reglas que expresan lo que entendemos del mundo y nos permite predecirlo y transformarlo.

La conferencia de Adela Cortina, “La importancia de las humanidades en la formación integral”, comenzó recalcando que, en la actualidad, las humanidades se encuentran en declive: los alumnos no optan por estas carreras, los gobiernos de turno optan por excluirlas de los planes de estudio porque las consideran superfluas y/o innecesarias, y la financiación de los proyectos de investigación en humanidades es cada vez más difícil de conseguir. Por otro lado, expuso que lo que hoy consideramos como humanidades (filología, filosofía, lingüística, historia, etc.) son el fruto de una larga trayectoria histórica que ha ido moldeando un aspecto fundamental de dichas disciplinas: la reflexión crítica acerca de los marcos de sentido de la vida humana; a diferencia de las ciencias de la naturaleza, cuyo fin fue y es considerado el estudio empírico de la realidad física.

Para entender esta mala racha Cortina planteó partir de la famosa conferencia de 1959 dada por C.P Snow, literato y físico,  sobre “Las dos culturas”, en la cual el autor elaboró un modelo acerca entre las semejanzas y diferencias entre ciencias y humanidades; a grandes rasgos, Snow consideraba que estas últimas pensaban problemas irresolubles, el sentido de la vida, la muerte, quiénes somos, cómo relacionarnos, etc., y estaban en contra del progreso, pues añoraban un pasado en el que el cultivo de la sabiduría era predominante; las ciencias empíricas, en cambio, a través de la experimentación y comprobación, enfrentaban y resolvían los problemas tales como el correcto diseño de una ciudad, las medidas de un puente, etc., eran empáticas con el dolor humano y se orientaban al futuro.

Para dejar más claros los problemas, Cortina comentó, también, la revisión a dicha conferencia en “The Three Cultures: Natural Sciences, Social Sciences, and the Humanities in the 21st Century” de Jerome Kagan; obra en la cual este segundo autor comenta en 2009, medio siglo después, el surgimiento de una tercera cultura, la de las Ciencias Sociales, distinguiendo nueve dimensiones. La conferencista desarrolló cinco aplicándolos a las diferencias entre Ciencias y Humanidades (ver desarrollo completo en Cortina, 2013, abajo):

  1. Explicación y predicción
    Las ciencias explican hechos a través de causas y proponen hipótesis que permiten predecir el comportamiento futuro del objeto estudiado; las humanidades interpretan, comprenden, asuntos irresolubles, el sentido de la vida, por ejemplo. El sentido de la vida, sin embargo, conviene tenerlo presente, es una re-creación siempre perenne que amerita por sí misma ser sometida a juicio; designarlo como irresoluble dice del que habla más que del problema.
  2. Método
    Las ciencias buscan la verificación/falsificación de sus proposiciones, por lo que consideran alcanzar una “verdad”. Mientras que las humanidades argumentan y deliberan.
  3. Vocabulario científico
    El vocabulario de las ciencias, semántico y matemático, suele ser de significado restringido y genérico, referido al estudio empírico de la realidad, lo que facilita las inferencias; mientras que el vocabulario humanista, referido al comportamiento humano, suele ser más amplio, ambiguo y menos adecuado a la inferencia.
  4. Objetividad vs subjetividad
    Las ciencias postulan la neutralidad y la eliminación de la subjetividad del investigador; por otro lado, en las humanidades se incluyen valores a la hora de juzgar marcos de sentido; no se puede comprender sin incorporar los valores lo que requiere de otras precauciones.
  5. Grado de contribución a la economía nacional
    Finalmente, Kagan señala que las ciencias aportan al crecimiento económico de las naciones y las humanidades no.

También, mencionó de paso otras dos razones de deterioro según Kagan: una lamentable, y otra muy relevante. La lamentable, en el argumento de Kagan, era que las humanidades se habían llenado de mujeres y miembros de minorías; y la relevante era que los humanistas estaban desprofesionalizando el área: si cualquier relato es historia y cualquier narración literatura, y las fronteras indistinguibles, ¿para qué dedicarle la vida?

Al respecto, Cortina aclaró que este puede ser el punto de quiebre para romper con la tendencia. Por supuesto que conviene revisar las otras afirmaciones, pero es tarea de los humanistas y las universidades probar que las humanidades son un empeño profesional legítimo, y son necesarias y útiles. En línea con el impacto de las humanidades en el mercado actual, es decir, con la utilidad de las humanidades, enfatizó que sí contribuyen al PBI, léase para mayor detalle la siguiente entrevista. Sin embargo, la autora recalcó que la utilidad no debe ser la vara con la que se mida a las humanidades, pues la principal tarea de esas es la formación en humanidad. Los derechos humanos, la abolición de la esclavitud, la igualdad de género, el respeto por las distintas formas de cultura, la identidad, el futuro de la humanidad, entre otras grandes cuestiones, son preguntas que siempre deben suscitar reflexión y para eso están los humanistas entre nosotros. Y entre las tareas más urgentes están la construcción de la ciudadanía, de la justicia y de la compasión. Hay que hacerse cargo de la vulnerabilidad de la naturaleza y de los pobres. En mal contemporáneo es la aporofobia; los pobres han perdido espacio en el discurso moderno; y devolvérselo es un reto.

La conferencia fue comentada por Susana Reisz y Zenón de Paz. Reisz, luego de respaldar lo dicho por Cortina, leyó un texto en que al mismo tiempo que lamentaba la pérdida del interés por el saber por sí mismo en general y por la filología clásica en particular, proponía varias pistas para recuperar la vigencia de las humanidades en el nuevo entorno.  De Paz se animó a formular una pregunta muy aguda ¿no son las mismas Humanidades las que han construido la voluntad de poder humana que ha trastornado la naturaleza? Cortina respondió que había diversas tradiciones, incluso desde la biblia; y que respecto de los animales -su preocupación la había llevado a escribir un libro- conviene distinguir el valor de los animales de la dignidad de las personas. La distinción es que los seres humanos no solo tienen derechos sino tienen conciencia de tener derechos. Por último, arguyó en pro de la unidad del saber, citando una crítica a la actual fragmentación “El mundo tiene problemas, mientras la universidad tiene departamentos”.

 

La importancia y necesidad de las ciencias en la formación integral universitaria del siglo XXI

Ponencia a cargo de: José Luis Moreno S.J, Marquette University, Milwaukee, EE.UU.

La larga ponencia de José Luis Moreno S.J, que hizo un recuento sobre teología, humanidades y matemáticas (como maravilloso lenguaje universal de la ciencia), resulta mucho menos fácil de reseñar. Salvo destacar la característica de este lenguaje y el enorme avance del conocimiento de los muy grande a lo muy pequeños pasando por los ladrillos de la vida y su evolución.  Los comentarios estuvieron a cargo de Fabiola León Velarde, fisióloga, ex rectora de Cayetano Heredia y presidente de Concytec, y Pablo Quintanilla, filósofo y ex decano de Estudios Generales Letras de la PUCP. León Velarde sostuvo la necesidad de sostener el esfuerzo  nacional en ciencia. Quintanilla presentó una reflexiónsobre la intelección de la libertad y sus supuestos desde la teoría de la mente que apunta en dirección de que la separación entre humanidades y ciencias es solo un anacronismo y el mundo de hoy exige la interdisciplinariedad, ya que los problemas actuales son irresolubles desde una sola perspectiva.

Documentos:

Deja un comentario