Jueves 21 de junio del 2018

Aníbal Quijano y las encrucijadas del poder

Una mirada a la obra de quien fuera el sociólogo peruano más influyente hasta el momento.

Ancashino, sociólogo, profesor universitario, marxista académico y socialista militante: Aníbal Quijano Obregón encarnó durante muchos años la figura del intelectual comprometido. Criticó y fue deportado por el gobierno de Velasco, fundó el Movimiento Revolucionario Socialista y la revista Sociedad y Política, participó en la formación de la Comunidad Urbana Autogestionaria de Villa El Salvador (CUAVES) y formó parte de la mesa redonda de “Todas las Sangres” de Arguedas.

A raíz de su deceso, varios colegas le han dedicado textos subrayando su aporte a las ciencias sociales peruanas y latinoamericanas (ver 1, 2, 3, 4). A ellas quisiéramos sumar una anécdota relatada por Mario Munive, que nos acerca a la persona: una noche de verano de 1983, en su clase habitual en la UNMSM, Quijano “contaba detalles de cómo la radio había cambiado la vida cotidiana de los norteamericanos en los años treinta” cuando tres bombazos dejaron la ciudad universitaria a oscuras, “pero Quijano seguía allí. Imperturbable. Apenas un respiro, y continuó con esa exposición (magistral) que ningún senderista le podía estropear, y que ninguno de nosotros se quería perder.”

 

Como homenaje a su trayectoria, pasemos ahora a revisar los hitos y categorías clave de su pensamiento

La producción propiamente sociológica de Quijano inicia con el ensayo “La emergencia del grupo cholo y sus implicaciones en la sociedad peruana” (1964). En él, aborda los profundos cambios que sacudían la estructura social y económica peruana: una sociedad de transición, por el carácter prolongado del cambio y la incertidumbre sobre el rumbo al que conduce, distinta de las sociedades en transición (con un rumbo más preciso y un cambio más veloz). En este escenario, en el que coexistían elementos tradicionales y modernos, pre-capitalistas y capitalistas, identifica al “grupo cholo” como portador de una ambigüedad inmanente en la que podía imaginarse el germen de un proyecto nacional futuro.

Transversal a toda su obra se halla el papel central del capital(ismo), cuya creciente dominación no anula, sin embargo, las formas precapitalistas, sino que las articula en torno a sí, dando lugar a lo que denomina la heterogeneidad estructural de las sociedades latinoamericanas. Durante su paso por CEPAL, hacia mediados de los sesenta, Quijano sería una de las figuras centrales de la teoría de la dependencia, la cual postula la imposibilidad de pensar la estructura productiva de los países del “tercer mundo” sin tomar en consideración su relación subordinada al capital imperialista. Así, postula categorías como “polo marginal de la economía” y “mano de obra marginalizada” para comprender precisamente la articulación de formas no asalariadas y aparentemente residuales de trabajo bajo el dominio del capital.

La década de 1980 representaría un momento de quiebre en el pensamiento de Quijano, llevándolo a lo que Rochabrún (2015) denomina su reinvención. Frente al impasse al que condujera el declive del movimiento sindical clasista y confrontado con el accionar de Sendero Luminoso, Quijano reelabora sus ideas en torno a dos problemáticas centrales de la teoría social general, a las que abocaría toda su obra tardía: la modernidad capitalista y la racionalidad eurocéntrica.

En el ensayo “Globalización, colonialidad del poder y democracia” (2001), expone su visión sobre las cuestiones que considera centrales en el proceso de globalización. Quijano identifica la existencia de un patrón de poder de alcance mundial que integra toda la existencia social bajo la idea de totalidad, central en la teoría marxista.

El autor distingue, al menos, cuatro dimensiones que configuran dicho patrón de poder: el control del trabajo (cuya expresión representativa en la actualidad es la empresa capitalista); el control del sexo (expresado en la familia burguesa); el control de la autoridad colectiva (expresado en el moderno estado-nación); y el control de la subjetividad/intersubjetividad (expresado en el eurocentrismo). Estas cuatro dimensiones son interdependientes, pero no se deducen unas de otras, sino que forman un complejo estructural heterogéneo, histórico y específico.

Según Quijano, la categoría clave del patrón de poder que caracteriza a la modernidad sería la colonialidad del poder. Partiendo de esta categoría, postula que la clasificación social básica y generalizada de toda la población mundial se articula en torno a la idea de “raza”. Esto configura un patrón de dominación social, heredero de la dominación colonial, impuesto desde Europa al mundo entero a lo largo de los últimos quinientos años. La idea de raza y el racismo, dice Quijano, “impregnan todas y cada una de las áreas de existencia social y constituyen la más profunda y eficaz forma de dominación social, material e intersubjetiva, y son, por eso mismo, la base intersubjetiva más universal de dominación política dentro del actual patrón de poder” (2001: 28).

La otra categoría fundamental sería eurocentrismo. El eurocentrismo es la perspectiva de conocimiento dominante, extendida globalmente como la única racionalidad legítima (aunque su hegemonía estaría en una abierta crisis), que implica igualmente una relación de colonialidad, en este caso en torno al saber.

La obra de Quijano es un texto sugerente para los académicos de distintas disciplinas que quieran pensar el sistema intersocietario mundial y el lugar de América Latina. Sus ideas, aunque podamos discrepar con ellas, constituyen puntos de referencia ineludibles para discutir las posibilidades de una política de emancipación en nuestros días. Afortunadamente, en el 2014 nos dejó una antología esencial que condensa cinco décadas de producción intelectual, disponible en línea en este enlace.

 

Fuentes:

 

Documentos:

  • Quijano, Aníbal. (2001) “Globalización, colonialidad del poder y democracia.” En: Tendencias básicas de nuestra época: Globalización y Democracia. Caracas: Instituto de Altos Estudios Diplomáticos “Pedro Gual”; Ministerio de Relaciones Exteriores. Pp. 25-60.
  • Quijano, Aníbal. (2014) Cuestiones y horizontes: de la dependencia histórico-estructural a la colonialidad/descolonialidad del poder. Buenos Aires: CLACSO. 862 p. (Disponible en PDF)
  • Rochabrún, Guillermo. (2015) “La reinvención de Aníbal Quijano”. En: hueso húmero N°64. Lima: Mosca Azul Editores. Pp. 3-16.

 

Deja un comentario