Noticia  |  Jueves, 22 de Junio del 2017

¿Quién domina el mundo en la filosofía? No las mujeres, ciertamente

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Binghamton, las mujeres en el mundo de las publicaciones en filosofía están subrepresentadas.

La investigación “New data on the representation of women in philosophy resentation of women in philosophy” es la continuación de un proyecto llamado Demographics in Philosophy, iniciado por una de las autoras, que clasifica departamentos de filosofía y revistas académicas según la representación de cada sexo para llamar la atención sobre la baja presencia femenina.

La importancia de enfocarse en este tema radica en que la promoción, contratación y tenencia de docentes principales dependen de su producción académica. Como señalan, todavía se necesita información para ver la correlación entre la baja autoría femenina con el número de profesoras a tiempo completo en filosofía, pero ya hay pistas sobre los problemas existentes.

Sobre la base de estudios anteriores, los autores reportan que las mujeres representan apenas el 25 % de todo el profesorado de filosofía. Para los investigadores, esto debería significar que las mujeres representan el 25 % de las publicaciones o citas en revistas de filosofía, cosa que no sucede.

Por otro lado, se identifica una estructura piramidal en la carrera docente en filosofía, de manera que hay menos mujeres a medida que se asciende en la jerarquía profesional: las mujeres representan el 19,7 % de los profesores titulados, el 30 % de los docentes asociados, y el 39,7 % de los docentes auxiliares.

Una posible hipótesis al respecto es que las mujeres son contratadas pero no ascendidas. Para entender mejor por qué el porcentaje de mujeres en la docencia a tiempo completo es tan reducido, es necesario ver aspectos de la vida académica, como la publicación. Los datos, basados en la revisión de artículos publicados entre 1665 y 2011, que se encuentran disponibles en JSTOR, muestran que las mujeres representan el 21,9 % de todas las publicaciones, pero solo el 9,4 % en filosofía, que pasa a ser la segunda peor disciplina a nivel de publicaciones femeninas, solo detrás de las matemáticas. De manera similar, las mujeres en filosofía son menos citadas que sus pares en otras disciplinas.

También se identifican diferencias por temas: son mujeres el 23,9 % de autores que publican sobre filosofía moral y el 19,2 % de los que publican sobre dilemas morales; mientras que, en los campos de filosofía del lenguaje y epistemología, las mujeres solo representan el 6 % de las publicaciones.

La investigación, basada en una revisión del top 25 de revistas de filosofía, según han sido clasificadas en el blog de filosofía Leiter Reports, identifica dentro de sus principales hallazgos que, en total, el porcentaje de autoras mujeres oscila entre el 14 % y 16 %; porcentaje menor al porcentaje de docentes mujeres sin importar los rangos e instituciones, lo que tiene un efecto en la carrera académica.

Revisando cambios en el tiempo, no se encuentran incrementos estadísticamente significativos en el porcentaje de mujeres que han publicado entre el 2004 y 2015. En lo que si se identifica un incremento es en el porcentaje de autoras en artículos de discusión; sin embargo, hay que señalar que estos raramente son sometidos a revisión, son tomados de conferencia y, generalmente, no cuentan para obtener promociones en la carrera docente.

Por otro lado, para sorpresa de los investigadores, las revistas que no tienen una revisión por pares ciegos tienen un mayor porcentaje de mujeres autoras que las revistas que sí lo hacen, resultados que parecen inconsistentes con la literatura sobre revisiones ciegas.

Queda pendiente analizar por qué no existen tantas publicaciones de mujeres filósofas. ¿Dónde es que falla la cadena? Una explicación podría ser que pocas mujeres presentan trabajos para publicar, o que producen menos trabajos escritos, o que los que producen están orientados a otros campos de estudio y los presentan en otras revistas. Los autores señalan que necesitan más datos sobre la presentación de trabajos académicos para entender este fenómeno.

Asimismo, los autores recomiendan estrategias para fomentar la inclusión de las mujeres en publicaciones y citas, como: exigir a los investigadores leer toda la literatura reciente sobre su área para publicar (en general, solo leen las revistas de mayor rango y suelen citar a los autores más citados), o utilizar una versión de la prueba de Bechdel para medir si una publicación cita y discute publicaciones de autoría femenina, entre otras.

Una de las autoras de la investigación señala que espera ampliar este análisis e incluir a las carreras STEM. Al respecto, en Novedades Académicas hemos publicado previamente información sobre las brechas y sus reducciones en el mercado y en la investigación de carreras STEM (1). Por otro lado, también existe evidencia de que en las Ciencias Sociales en el Reino Unido, a pesar de que el porcentaje de mujeres que logra obtener financiamiento para investigaciones es igual al de hombres, la mayor presencia de hombres en la planta docente conlleva a que ellas produzcan menos. La investigación, lamentablemente, encuentra en la academia a un discriminador (2). Por último, también hay que destacar otra nota en la cual comentamos una investigación que señalaba que las mujeres con cargos directivos en la educación superior afectan la presencia de catedráticas mujeres en el campo de las humanidades (3).

Fuente:

Documento:

Antecedentes:

academia | género | humanidades | investigación | propuestas

Dejar un comentario