Noticia  |  Jueves, 6 de Julio del 2017

¿Por qué sí se van? Etnicidad y deserción estudiantil universitaria

Reporte  muestra diferencias por etnicidad en permanencia universitaria.

A nivel internacional, la deserción universitaria se ubica como uno de los principales problemas que las instituciones educativas y los estados han de afrontar para garantizar el acceso igualitario y la permanencia en los centros de educación superior. Por ejemplo, para el año 2012, según el Sistema Nacional para la Prevención de la Deserción en la Educación Superior (SPADIES) de Colombia, el 45.3% de jóvenes que ingresaron a la educación superior no terminaron sus estudios; la tasa de deserción universitaria alcanza también cifras preocupantes en países como Nueva Zelanda (47%), Venezuela (52%), Chile (54%) y EE.UU (54%). Situación similar ocurre en Costa Rica, donde el 55% de estudiantes de universidades públicas abandona su carrera ya sea de forma permanente o temporal, lo que en términos económicos, además, se traduce en una pérdida de 2,3 millones de colones[i] por alumno y 12,6 mil millones de colones en total para la UCR. ¿Por qué, entonces, los estudiantes abandonan su carrera? y ¿cuáles son las consecuencias directas de su decisión para su desarrollo profesional, así como para la educación superior universitaria?

Etnicidad y persistencia-permanencia estudiantil en EE. UU

Este año, The National Student Clearinghouse Research Center incluyó por primera vez data sobre raza y etnicidad en su reporte anual sobre persistencia y permanencia universitaria, los resultados arrojaron diferencias entre los estudiantes que entraron a la universidad en otoño del 2015 y continuaron sus estudios para el segundo ciclo: 84.2% de los estudiantes asiáticos, 79.2% entre blancos, 72.5% hispanos; y 66.9% los afroamericanos. 5 a 7 puntos descendentes de un grupo a otro. Solo en persistencia, la cual se define según el estudio como el porcentaje de alumnos que retorna a sus estudios para el segundo ciclo del año, aunque sea en otra institución, se constata una brecha de 17.3% entre la ratio más alta y la más baja.

Por otro lado, entre los estudiantes que ingresaron a la universidad en instituciones públicas de dos años, los estudiantes hispanos fueron retenidos (porcentaje de alumnos que regresa a la misma universidad) en su institución de origen con mayor porcentaje frente a los estudiantes blancos, 55.1% y 50.2% respectivamente; no obstante, el 17.6% de estudiantes blancos, en este mismo tipo de instituciones, persistió para la segunda parte de otoño, mientras solo un 9.8% de los estudiantes hispanos regresó. De esta manera, si bien la variable etnicidad puede complejizarse aún más para el caso estadounidense, el estudio de este año muestra que es importante incluir la cuestión étnica en la comprensión de la permanencia y la deserción universitaria.

Más allá de lo económico: el caso peruano y la universidad intercultural

En el caso peruano, el factor económico y la vocación profesional han sido las principales explicaciones y causas de la deserción universitaria (ver estudios 1, 2, 3); problema universitario que a nivel nacional oscila en torno al 20% de deserción estudiantil. Sin embargo, la alta tasa de deserción en las 10 las universidades interculturales existentes obliga a repensar este problema universitario a partir de la cuestión indígena y la etnicidad. Como explica Sylvia Schmelkes, las universidades interculturales aún no han podido resolver la precariedad de la demanda: todavía resulta difícil contratar profesores con el perfil adecuado y mantenerlos, en específico, en las universidades más alejadas; el programa de becas no contempla emergencia familiares; no existe un plan para mantener a los egresados en su región de origen; además, en el caso de los jóvenes indígenas del Datem del Marañón, 28 de 58 postulantes no calificaron al programa de Beca 18, debido a que sus comunidades no estaban reconocidas por el Estado.

En conclusión, casos como los anteriormente citados muestran que los problemas universitarios, como la deserción y persistencia, no deben reducirse al plano económico, la malla curricular y la vocación profesional, sino, en tanto multicausales, requieren también explicarse mediante consideraciones étnicas. Los desafíos de la educación superior incluyen satisfacer el mandato universal de su título: universidad.

**En ediciones anteriores, se ha discutido el caso de Beca 18 y otras becas latinoamericanas (4) y (5).

[i] Moneda nacional de Costa Rica

Fuentes:

Documentos:

Antecedentes:

acceso | desigualdad | equidad | estudiantes | retorno

Dejar un comentario