Noticia  |  Viernes, 30 de Junio del 2017

Internacionalización gana terreno en universidades norteamericanas

Hay más estudiantes extranjeros, pero el Gobierno de Trump podría revertir esta tendencia.

En los últimos cinco años se percibe un interés cada vez mayor por el intercambio y el movimiento estudiantil internacional en los Estados Unidos. Es una afirmación que puede parecer obvia en el contexto de la globalización, y el sondeo “Mapping Internationalization on U.S. Campuses” se encargó de confirmarla.

Este estudio del American Council on Education (ACE), que se realiza cada lustro, se aplicó a 1 164 instituciones. Ha expuesto un panorama que se puede resumir en dos indicadores: un 72 % de instituciones tiene por lo menos un “alto” compromiso con lo global-internacional, y un 29 % reportó tener “altos” o “muy altos” niveles de internacionalización estudiantil. Esta cifra es 9 % más alta que la reportada en la edición del 2012, lo que contrasta con los niveles “bajo” y “muy bajo”, que han descendido 11 % desde la edición anterior. Vale la pena mencionar, sin embargo, que esta edición se concluyó justo antes de que el presidente Trump tomara las primeras medidas respecto a la educación superior y al movimiento migratorio.

El mapeo evalúa también varios aspectos esquematizados por el ACE en un modelo denominado Comprehensive Internationalization (Internacionalización Integral), que propone un proceso estratégico y coordinado que organiza e integra políticas, programas e iniciativas, de modo que las universidades puedan lograr posicionarse como instituciones globales. El esquema de ACE consta de seis categorías, que funcionan como pilares, por lo que el avance (o estancamiento) de uno de ellos impacta en los demás: (i) compromiso institucional articulado, (ii) liderazgo administrativo, (iii) internacionalización de currículos, co-currículos y resultados de aprendizaje, (iv) políticas institucionales y prácticas del claustro académico, (v) movilidad estudiantil, y (vi) colaboración y asociación internacional entre instituciones.

Al igual que en el reporte del 2011, “mejorar la preparación de los estudiantes para una era global” es una prioridad para enfocarse en la internacionalización, seguido de “diversificar la comunidad universitaria” y “convertirse en una opción más atractiva para postulantes locales y del extranjero”. La generación de ingresos se posiciona en cuarto lugar, escalando dos posiciones desde la edición anterior.

Cuando se preguntó por las actividades más recurrentes para la internacionalización, el incremento de programas para estudios en el extranjero y el reclutamiento de estudiantes internacionales ocuparon el primer y segundo lugar, respectivamente. La implementación de asociaciones con instituciones y organizaciones foráneas, la internacionalización de los currículos y co-currículos, y los ajustes en la comunidad académica se ubicaron después. Si bien el trabajo de currículos y co-currículos no está entre las prioridades más importantes, es un aspecto cada vez más considerado por las instituciones  que están implementando políticas académicas y programas que facilitan el “aprendizaje global” y que llegan cada vez a más estudiantes.

Por otro lado, el análisis de ACE destaca también que, en la internacionalización, el ámbito administrativo tiene un rol cada vez más protagónico, coordinado en la mayoría de casos por una sola oficina, comandada por un director especialista en vínculos internacionales. Esta unidad se encarga de implementar políticas y procesos que guían los esfuerzos institucionales. Esto además se ha visto reforzado con una mayor inversión en programas de captación, con un marcado aumento de instituciones que contratan reclutadores de estudiantes extranjeros. Asimismo, el nivel de apoyo y orientación que reciben los estudiantes extranjeros una vez que llegan al campus, si bien ha recibido un importante esfuerzo por parte de las instituciones, se mantiene como una preocupación constante.

Para los académicos, son más las instituciones que ofrecen oportunidades de desarrollo profesional con orientación internacional. Sin embargo, solo una de cada diez considera esta dimensión como un factor a tomar en cuenta en los ascensos y nombramientos. En general, los datos en el estudio relativos a los docentes plantean interrogantes sobre la capacidad de reconocer al profesorado como clave en los procesos de internacionalización.

Finalmente, reunimos algunas cifras y datos a resaltar:

1) Un 49 % de las instituciones se refiere específicamente a la internacionalización en la declaración de su misión. Una proporción similar incluyó actividades relacionadas entre las prioridades de sus planes estratégicos.

2) Más del 70 % de las instituciones reportó que la financiación interna para la internacionalización se incrementó o no cambió en los últimos tres años. Una quinta parte desarrolló estrategias o dirigió campañas de fundraising para conseguir financiamiento. En comparación con ediciones anteriores, se han identificado mayores esfuerzos internos en la búsqueda de fondos, que están llegando de manera mayoritaria de exalumnos, donaciones y fundaciones.

3) Lo anterior surge, de forma casi obligada, para compensar la contracción de apoyo desde el Gobierno. El reporte indica que menos de la quinta parte de las instituciones ha recibido dinero del Gobierno federal en los últimos tres años, y solo un 5 % lo recibió de los estados.

4) Se resalta un incremento del 22 % en la proporción de instituciones que reportan actividades de internacionalización y programas implementados por la oficina encargada en el campus. Los directores (senior international officer) ocupan la segunda posición (solo después del rector) cuando se trata de canalizar oportunidades a nivel internacional.

5) A pesar de que solo la mitad de las instituciones reportó trabajos en la internacionalización de sus currículos, estos esfuerzos se hacen cada vez más presentes. Un 92 % de estas instituciones indicó que la internacionalización de cursos de manera individual es la forma más común de estas iniciativas.

6) La información del 2016 indica que, en comparación con cinco años atrás, son más las instituciones que buscan contratar de manera intencionada académicos con “orientación internacional”. Un 47 % de instituciones (7 % más que en el 2011) reportó que “ocasionalmente” o “frecuentemente” se les da preferencia a candidatos con experiencia internacional.

Fuentes:

Documentos:

Enlace:

docentes | estudiantes | financiamiento | gestión | internacionalización

Dejar un comentario