Noticia  |  Jueves, 2 de Junio del 2016

Movimientos estudiantiles en el Mundo

En una época en que se habla de una generación “apolítica”, diferentes acontecimientos alrededor del globo muestran lo contrario.

University World News (UWN) ha publicado una serie de tres reportes especiales sobre el crecimiento global del activismo estudiantil, y su importancia para las políticas nacionales y en la educación superior en particular.

Las protestas estudiantiles del siglo XXI tienen en común la oposición la mercantilización de la educación superior y, sobre todo, la introducción o incremento del pago por matrícula. Pero el movimiento tiene una dimensión global adversa a las reformas neoliberales en general, favorable a causas democráticas nacionales e incluso solidaria con las de otros países. Es decir, tienen carácter globalizador, con la tecnología de comunicación que juega un papel clave en su organización y difusión.

El impacto de los estudiantes en las políticas nacionales es innegable en Chile, Alemania y Canadá, pero no lo lograron en Reino Unido ni en Estados Unidos. Todavía no se cuenta con información que explique por qué algunas protestas son más exitosas que otras. A continuación, se detallan algunos de los principales movimientos surgidos en la última década (ver más en UWN).

Como reseñamos en diciembre (ver nota previa), Sudáfrica inició un movimiento contra el apartheid en las universidades. Este movimiento se vinculó a los reclamos de “descolonización” de la academia en el Reino Unido y Estados Unidos. La pregunta es si se convertirá en un movimiento global (ver nota) que articule otros temas como la supremacía institucional de los blancos, el capitalismo imperial, el régimen patriarcal y la inequidad resultante de raza, clase y género.

Por otro lado, en Asia, los movimientos estudiantiles surgidos en Hong Kong, Taiwan, Japón, Corea del Sur, Tailandia, India y Myanmar, que han tenido mayor impacto, han estado vinculados a problemas sociales nacionales más allá de los campus. Son ejemplo de esto el movimiento estudiantil en Taiwan contra de las políticas de intercambio comercial con China y los movimientos prodemocráticos en Hong Kong, Myanmar y Japón.

Quizás el mayor ejemplo sea Ucrania. Los estudiantes fueron el núcleo de la exitosa Revolución de la Dignidad (2013-2014) en contra de la decisión gubernamental de no unirse a la Unión Europea. La legitimidad que obtuvieron les permitió culminar sus esfuerzos iniciados en el 2010 y lograr, en el 2014, una nueva ley de educación superior que entre otras cosas legitima el derecho a la protesta estudiantil.

Los movimientos estudiantiles con objetivos más restringidos como el de rechazo de las tarifas de matrícula en Corea del Sur o el incremento de impuestos a las tarifas de las universidades privadas se disuelven más rápidamente. También en Alemania las protestas estudiantiles en el 2014 lograron que todos los estados federales alemanes abolieran todas las tasas de matrícula y entonces el movimiento amainó. Pero en Quebec, Canadá, los movimientos del 2012 centrados en las tasas de matrícula resurgieron en el 2015 contra las medidas de austeridad del gobierno provincial. Este mismo tema ha sido foco de protestas en Estados Unidos, particularmente en California en el 2009, y en Londres, sin obtener resultados.

En Latinoamérica, el caso más sonado ha sido Chile (ver nota previa 1 y previa 2). En este caso, el movimiento masivo estudiantil interactúa con una compleja reforma de la educación superior promovida por el Gobierno, que ofreció educación superior gratuita para todos. Sin embargo, la implementación, restringida al 50% más pobre de los estudiantes y a un grupo de universidades, ha suscitado una nueva protesta (nota 1 y nota 2), porque para los demás estudiantes continúa el régimen de mercado con tarifas (y deudas) altas.

Fuentes:

debate | desigualdad | equidad | estudiantes | financiamiento | gratuidad de la educación | política | reforma | voz estudiantil

Dejar un comentario