Noticia  |  Jueves, 20 de Abril del 2017

Anarquía y demanda por educación superior

Estudio sugiere que los países enfrentan un periodo de anarquía ante la creciente demanda.

La expansión de la oferta de educación superior en los últimos cuarenta años se ha vuelto un tópico en la reflexión sobre el tema; afecta todo: financiamiento, políticas, debate sobre derechos (ver notas previas 1, 2 y 3; y post). En algunas regiones, el crecimiento ha sido sostenido y más rápido; en otros, más lento; y en otros, quizás rápido también, pero se ha dado recientemente. El diagnóstico general es que, a lo largo del globo, el acceso a la formación postsecundaria se ha expandido. Pero a menudo no se revisan las consecuencias. En 2015, un estudio señalaba la necesidad de aprender a manejar los sistemas masivos. No hacerlo tiene como consecuencia el reforzamiento de la desigualdad, ya que se amplía el control de las mejores oportunidades por parte de las clases medias. La ampliación no asegura calidad equivalente. Las universidades de élite son “máquinas productoras de ventajas sociales”, declaraba Simon Marginson, uno de los autores, en 2016.

Un último estudio sobre el mismo tema, Responding to massification: Differentiation in Postsecondary Education Worldwide, de Körber Foundation, ha sido elaborado de cara al 2017 Hamburg Transnational University Leaders Council, evento a cargo de la Conferencia de Rectores Alemanes (HRK), Körber Foundation y la Universidad de Hamburgo, y que se realizará en junio de este año. El fin del documento es “evaluar e investigar conceptos y prácticas de la educación postsecundaria en varias regiones del mundo”. El reporte enfoca su análisis en Estados Unidos, Australia, China, Japón, India, Egipto, Ghana, Rusia, Francia, Alemania, Gran Bretaña, y Brasil y Chile para la región Latinoamérica.

El estudio encuentra que de los trece casos analizados, cinco países se encuentran en la fase de educación de masas: Brasil (23%), Chile (37%), China (37%), Egipto (30%) e India (27%); en Ghana se identifica una fase en educación para élite (14%). Por su parte, Australia, Japón, Francia, Alemania, Rusia, EE.UU. y el Reino Unido han alcanzado un punto de saturación tan alto que incluso se podría prever un decrecimiento.

El estudio sugiere que ante la rápida expansión de la educación postsecundaria, los sistemas enfrentan un periodo de anarquía, pues con ese ritmo no se definen bien las estrategias. Los intentos por parte de los gobiernos para regular la matrícula y a quienes proveen este servicio han tenido cada vez menos éxito. Aspectos como el mercado, la demanda de más conocimientos y habilidades de otro tipo, y la demanda social por más acceso a la educación desbordan las capacidades gubernamentales e imposibilitan controlar el ritmo de crecimiento de los sistemas de educación superior.

Para Philip Altbach, uno de los autores de este documento, el problema está en que quienes se encuentran al mando de los países no entienden cómo funciona la educación superior y qué es lo que se necesita para que sea óptima y efectiva, y tampoco se considera que no en todas las regiones debería funcionar igual. La idea principal que propone Altbach en el ensayo resumen del estudio es que hay que asegurar una diferenciación adecuada en el sistema. Los sistemas indiferenciados son más vulnerables a las oscilaciones de la demanda y a problemas de oferta privada oportunista de baja calidad. Propone dos tipos de diferenciación: una diferenciación horizontal por acceso (más o menos selectivas) y otra vertical por mercados laborales. Como ejemplo pone el caso de California, en donde el sistema público es diferenciado y funciona por tipo de instituciones sobre la base de las necesidades del estado y sus estudiantes. Otro ensayo de Altbach en el texto se dedica a reflexionar sobre la necesidad y realidad de los sistemas universitarios diferenciados, discutiendo el rol de las universidades de investigación y distinguiendo entre diversificación por características emergentes y diferenciación como resultado de una estrategia.

La propuesta de Albach incluye cinco ideas iniciales: i) clasificar todas las instituciones postsecundarias por misión y función; ii) definir el rol de las universidades y crear alguna universidad de investigación; iii) categorizar y regular la floreciente oferta privada para que sirva al interés público; iv) generar un mecanismo de aseguramiento de la calidad simple y práctico; v) integrar a las instituciones postsecundarias de educación a distancia en el sistema.

Fuentes:

Antecedentes:

Documento:

acceso | equidad | estudiantes | política | propuestas | sistemas universitarios

Dejar un comentario